Los humanos hacemos negocio de todo y la modificación genética está de moda, no voy a discutir que en ocasiones es algo beneficioso que nos ayuda por ejemplo a superar enfermedades, pero en otras como es este caso no deja de ser una especie de juego-negocio con el que crear vidas de modo artificial para que la gente rica invierta su dinero. Está claro que este es el objetivo de la compañía Norteamericana Lifestyle Pets, al crear esta raza híbrida de gato llamada Ashera.

El proceso es el siguiente, utilizando la manipulación genética la empresa Lifestyle Pets ha conseguido crear una nueva especie de gato híbrido con el serval africano, especie que está en peligro de extinción y cuyo hábitat es el continente africano, como todos los felinos es un cazador y se alimenta de pequeñas presas que suele cazar de noche.

Anuncios
Anuncios

El ashera también lleva carga genética del leopardo asiático, lo que lo convierte en un animal bastante más grande que un gato común, puede llegar a pesar 15 kg. y medir 1,20 m. de largo.

Su naturaleza híbrida hace que sea imposible su reproducción por medios naturales, la compañía tiene la exclusiva y tan sólo genera unos 100 #Animales al año, con lo que no es nada fácil ni barato conseguir uno. ¿Cuál es el precio?, pues dependiendo del tipo que el interesado pretenda adquirir, disponiendo de cuatro distintos:

- Ashera Standard = 17.000 €

- Ashera GD hipoalergénico = 18.000 €

- Snow Ashera = 50.000 €

- Royal Ashera = 96.000 €

Por supuesto que tras esperar la lista de espera, el animal viene con el microchip y las vacunas correspondientes y también  te asesoran en cuanto a su educación y cuidados, aunque si eres de fuera de los EEUU tienes que correr con los gastos de transporte.

Anuncios

A efectos prácticos su comportamiento y necesidades son las de un gato normal, con el extra de que al ser más grande come más. Su pelaje es claro y tiene las manchas típicas de los leopardos.

Las imágenes que circulan por internet de los dueños de Ashera paseándolos con collar y correa recuerdan a aquellas lejanas en las que una Josephine Baker se paseaba por las calles de París con un Leopardo con collar de brillantes. Fuera de juicios de valor de otro tipo el felino es estéticamente muy hermoso, como lo son sus parientes leones, tigres, leopardos...