Las microalgas son una fuente alternativa al petróleo muy prometedora. Por primera vez, se han utilizado para hacer asfalto. Como parte del proyecto Algoroute, investigadores del CNRS (Université de Nantes, Francia), en colaboración con la empresa AlgoSource Technologies, han desarrollado "bio-asfalto", un material ecológico que tiene características muy cercanas al del asfalto habitual en las carreteras.

Desde hace tiempo las microalgas han sido utilizadas como colorantes en los cosméticos o como suplemento alimenticio. Su refinado para producir, por ejemplo, biocombustibles es una idea que ha surgido en los últimos años.

Anuncios
Anuncios

Hoy en día, las microalgas son algunas de las posibles alternativas al petróleo que parecen prometedoras. Con el desarrollo de procesos eficaces y rentables, se lograrían muchos productos habituales de la industria del refinado.

Como parte del programa Algoroute financiado por la región francesa "Pays de la Loire", investigadores han producido "bio-asfalto" valorizando residuos de microalgas, dando como resultado, por ejemplo, la extracción de proteínas hidrosolubles de las algas para la industria cosmética. Han empleado un proceso de licuefacción hidrotérmica (simplemente agua bajo presión, bajo el estado subcrítico). Este procedimiento transforma los residuos de microalgas en una fase viscosa negra hidrófoba que tiene una apariencia similar a la del betún (también conocido como bitumen) del petróleo.

Anuncios

Se logra una eficiencia de conversión del 55%.

Aunque la composición química del nuevo material ecológico es completamente diferente de la del betún producido a partir del petróleo, los dos tienen semejanzas: el color negro y las propiedades reológicas. Líquido por encima de 100 °C, este "bio-betún" permite recubrir agregados minerales. Viscoelástico de -20 °C a 60 °C, asegura la cohesión de la estructura granular, soporta las cargas y relaja las tensiones mecánicas. Se han iniciado estudios para evaluar la rentabilidad del proceso desde la perspectiva de una producción a gran escala.

#Investigación científica #Ecología

Esta innovación aporta una posible nueva opción para la industria de las vías públicas, actualmente totalmente dependientes del petróleo. Hasta ahora, el "bio-asfalto", desarrollado incorpora aceites agrícolas (con la desventaja de competir con la nutrición humana), o de la industria del papel, mezclados con resinas para mejorar sus propiedades viscoelásticas. El uso de microalgas, cuya cultivo no requiere la movilización de tierras cultivables, por lo tanto es una solución atractiva. Los resultados de la investigación aparecen publicados en la edición de abril de la revista ACS Sustainable Chemistry & Engineering.