Según informa The Mirror, la NASA ha confirmado que el asteroide '2014-YB35', calificado por el Centro de Planetas Menores como altamente destructivo, se aproximará este viernes, 27 de marzo, a la Tierra a gran velocidad, exactamente a treinta y siete mil kilómetros por hora (37.000 km/h).

Con una longitud de un kilómetro, este asteroide, que fue descubierto en diciembre de 2014 por Catalina Sky Survey -un programa de investigación llevado a cabo en la Universidad de Arizona, Estados Unidos-, pasará muy cerca de la Tierra, a una distancia de unos 4,5 millones de kilómetros, aproximadamente. Y, aunque no hay riesgo de que colisione con nuestro planeta, científicos expertos han señalado que dicho asteroide "es una amenaza de colisión contra la Tierra" (Fuente: Vanguardia.com).

Y sinceramente me alegra mucho de que sólo sea una amenaza, ya que en caso de que un objeto como éste colisionara contra nuestro planeta las consecuencias serían fatales, ya que dicho objeto, que volverá a pasar rozando la Tierra dentro de 18 años -en esta ocasión, a una distancia de 3,3 millones de kilómetros aproximadamente (cada vez más cerca)- tiene un gran poder devastador, con una potencia explosiva de magnitudes monstruosas (aproximadamente, quince mil -15.000- millones de toneladas de TNT) capaz de asolar países enteros, causando graves cambios climáticos que darían lugar a fenómenos metereológicos (terremotos y tsunamis) capaces de arrasar grandes zonas geográficas.

De momento, este viernes, y sobre las 6:21 UTC (a las 6:21 AM), los amantes de los grandes misterios del Universo tendremos una razón más para mirar hacia el infinito cielo para intentar captar algún objeto de grandes dimensiones que pase a gran velocidad rozando nuestro planeta Tierra, o bien un motivo para buscar algún punto o lugar donde podamos presenciar este fenómeno tan poco frecuente, el cual no volverá a hacerse presente, despertando nuevamente nuestra curiosidad y expectación, hasta dentro de 18 años, concretamente en el año 2033.