Hoy día, millones de personas sufren diabetes tipo 1 y actualmente, el único tratamiento efectivo con el que se cuenta son las inyecciones diarias de insulina, sin embargo esta situación podría cambiar gracias a los avances de un grupo de investigadores de la Universidad de Iowa.

La diabetes tipo 1 es un tipo de enfermedad autoinmune, en la cual, el sistema inmune del organismo ataca a las células beta del páncreas, situadas en los islotes de Langerhans, las cuales son las encargadas de producir y segregar la insulina.

El equipo de investigadores de la Universidad de Iowa ha conseguido por primera vez, según se explica en su trabajo publicado en PloS One, producir células productoras de insulina a partir de células de la piel que han sido convertidas en células madre pluripotentes inducidas.

Anuncios
Anuncios

Hace 1 año, otro grupo de investigadores utilizó células madre embrionarias, sin embargo, la ventaja de utilizar esta otra nueva técnica, radica en la utilización de las propias células del paciente, de esta manera que no se requeriría de una inmunosupresión y por lo tanto, un menor riesgo de rechazo.

Una ventaja más de este método se debe a la posibilidad de utilizar y escoger las células que se diferenciarían solo en las células pancreáticas puesto que se van fabricando poco a poco. Esto serviría para poder descartar las células inmaduras que podrían producir un cáncer a largo plazo. Durante el estudio, a ninguno de los ratones se le detectó un tumor en las células que se le trasplantaron.

Este equipo, liderado por el profesor Nicholas Zavazava, tiene como objetivo obtener una fuente de células productoras de insulina más segura para el paciente, siendo además, una alternativa a las listas de espera de donantes de células embrionarias, solucionando así mismo, los problemas éticos que generarían la utilización de estas.

Anuncios

En este estudio, estas células productoras de insulina se situaron bajo la cápsula renal, donde formaron una estructura similar a un órgano con su propio suministro de sangre. Estas nuevas células podían secretar insulina, corrigiendo así los niveles de glucosa en los ratones diabéticos. Según este estudio, estos ratones, al cabo de un tiempo volvieron a tener los niveles de glucosa constantes.

A pesar de todo, se ha comprobado que estas células no eran tan eficaces como las pancreáticas en la regulación de los niveles de glucosa y sin embargo, es un gran paso para el tratamiento de esta enfermedad.

Según el profesor Zavazava, para encontrar estas células en el ámbito clínico se deberían poder producir mayores cantidades de células en un biorreactor y encontrar otro método de poder crear las células madre pluripotentes inducidas por un método mucho más seguro, debido a que el actual, que se realiza por medio de lentivirus presenta el problema de poder inducir un alto riesgo de mutaciones y los sitios de inserción del virus y con ello modificar de manera permanente el genoma de las células generadas. #Investigación científica