La ONG Oxfam está subvencionando un proyecto de la Universidad de Bristol para producir energía a partir de orina. Un cuarto de baño piloto en esta universidad es iluminado por pequeñas bombillas de bajo consumo alimentadas por orina. La producción de esta energía es mucho más barata que la que se puede obtener mediante la luz solar o con derivados del petróleo y, se calcula, que una pila de combustible microbiano (como se conocen a las pilas de orina) puede costar únicamente 1.38 euros y tendrían una duración de 20 años.

Este sistema de energía ha suscitado un gran interés en esta ONG ya que mediante este combustible tan económico se podrían iluminar las letrinas de las mujeres en los campos de refugiados, ya que acudir a ellos por la noche supone un gran riesgo para su integridad física.

La posibilidad de producir energía a partir de la orina se conoce desde aproximadamente cinco años, cuando dos investigadores, Shanwen Tao y Rong Lan, de una universidad escocesa, diseñaron una pila para fabricar electricidad a partir de la urea, uno de los componentes mayoritarios de la orina y que se genera en los mamíferos como desecho metabólico de la degradación de las proteínas corporales.

Este sistema, además de ser económico, es altamente ecológico pues puede reducir las emisiones de óxido nitroso que se generan cuando se utilizan otras energías renovables. Según la reacción química que se produce para obtener la energía de la orina, este proceso también sería muy ecológico e interesante, ya que después de obtener energía, la orina se habría transformado en agua, la cual podría utilizarse para regar u otros fines adecuados.

Hace apenas un año, científicos del Bristol Robotics Laboratory en Gran Bretaña cargaron un móvil usando orina, con el cual, y después de cargarlo consiguieron hacer aquello que se puede hacer con un móvil, llamar, navegar y enviar un SMS. Para poder obtener energía de la orina se necesita una pila de combustible microbiano por el cual las bacterias pueden descomponer la urea y liberar electrones que producen la electricidad.

Una muy buena idea que podría solucionar los problemas eléctricos en millones de hogares de todo el mundo y a un precio módico y competitivo, siempre, claro está, que no se meta ninguna compañía eléctrica por medio. #Energías renovables