De acuerdo con el artículo "The End" publicado por la Revista Physical Review Letters, el fin del mundo podría estar más próximo a lo que inicialmente se creía. Al menos si tomamos en consideración las advertencias de este grupo de científicos.

Nemanja Kaloper de la Univerisdad de California, y Antonio Padilla de la Universidad de Nottingham, han culminado en su estudio una definición más compleja sobre la que se tenía hasta ahora sobre lo que implica que la energía oscura que participa en la evolución y desarrollo del Universo deje de estar presente cuando éste deje de expandirse.

Eso sí, ese final, como en todo lo relacionado con el Universo, es relativo. Para los científicos el término "inminente" debe entenderse de manera diferente a cómo concebidos nosotros el tiempo, pues para ellos, en comparación con la edad del Universo, que es de 13.800 millones de años de edad, inminente se corresponde a tan sólo decenas de miles de millones de años.

El artículo, que desengrana la Teoría del mecanismo de colapso del Universo, esgrime las evidencias de que la expansión del mismo llegará a su fin próximamente, y avisa sobre las implicaciones que ello desembocaría:

"El hecho de que estamos viendo la energía oscura ahora podría tomarse como una indicación de un fin imposible de evitar, y estamos tratando de estudiar los datos para poner cifras concretas con respecto a la fecha final del Universo", sentencia Antonio Padilla.

Padilla continúa esgrimiendo que: "en este escenario, una vez que comience el mecanismo del colapso, lo hará en un período continuo que provoca la expansión acelerada que analizamos en nuestro estudio". En una fecha inminente, "el Universo detendrá la expansión y habrá llegado a un punto de inflexión en el que comenzará el proceso adverso", es decir, comenzará a encogerse.

Cuando esto ocurra, la misteriosa energía oscura que alimenta la expansión del Universo, se acabará, y la gravedad revertirá el proceso de expansión. Inevitablemente. Como un acordeón que se ensancha y se recoge. La teoría culmina esgrimiendo el hecho de que las Galaxías acabarán por fundirse entre ellas, devorándose, todo por la fuerza de la gravedad.

Al parecer, la gravedad y la energía oscura parecen ser variables complementarias. Como así explican estos científicos, la naturalidad del mecanismo explicado en su artículo tomando en cuenta las citadas variables permite que sea uno de los primeros modelos que toma en cuenta el momento del final de la expansión del Universo para tratar de explicar cuáles serían las consecuencias.

Este mecanismo parte del hecho de que el Universo se originó bajo una serie de condiciones originarias para que el Universo se desarrollará de manera constante hasta alcanzar un estado de aceleración concreto, y continuara en el tiempo hasta llegar a su colapso. Se cree que la energía oscura es la fuente de crecimiento del Universo. #Investigación científica