GREFA son las siglas de Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat, se trata de una organización sin ánimo de lucro que surgió en el año 1981 con el fin de estudiar y conservar la naturaleza. GREFA está formada por un grupo de naturalistas, biólogos y veterinarios, además de los voluntarios, que están concienciados con los daños que causamos en la naturaleza y en especial a la fauna.

Tiene tres intereses fundamentales que son: la recuperación e investigación de las especies dañadas, la conservación de la diversidad natural, y la educación y sensibilización de la sociedad ante la necesidad de mantener la biodiversidad, y tener una conciencia ecológica y de respeto a la vida.

Anuncios
Anuncios

GREFA cuenta con unos 2400 socios, de los cuales aproximadamente 161 apadrinan a algún animal.

Los gastos que ocasiona la recuperación de cualquier animal son elevados, el proceso ha de seguir unos pasos que van desde la recepción inicial, y la exploración primera del animal, hasta su posterior tratamiento y si es posible su reinserción a la naturaleza. Administrativos, biólogos, veterinarios y fisioterapeutas forman parte de todo este proceso. Por eso son muy importantes las aportaciones recibidas con el fin de apadrinar, que sufragan parte de los gastos de tratamiento y rehabilitación.

A través de la página web de GREFA se puede apadrinar a alguno de los individuos, habiendo 4 modalidades de apadrinamiento: pacientes hospitalizados; #Animales irrecuperables, que son aquellos que por la naturaleza de sus lesiones o por su vida previa en cautividad no pueden reintegrarse a la vida natural; parejas reproductoras, que se emplean en la conservación y recuperación de especies amenazadas o en peligro de extinción; y radio-seguimiento en el campo, cuando es posible a los animales reinsertados en su hábitat se les instala un transmisor que permite seguirles la pista, para estudiar sus costumbres y asistirles en caso de necesidad.

Anuncios

Trabajan fundamentalmente con todo tipo de aves (águilas, cuervos, grajos, milanos, perdices...)

Los padrinos reciben un certificado de apadrinamiento y una fotografía del animal, así como la posibilidad de visitarlo cuando su recuperación lo permita, un recorrido guiado por el Centro de Educación Ambiental de la Naturaleza y la posibilidad de liberar al animal cuando esté recuperado.