Según el periódico "USA TODAY", especialistas estadounidenses afirman que la fuga de la bacteria Burkholderia pseudomallei ocurrió en el Centro de Investigación Nacional de Primates de Tulane, a escasos 80 kilómetros de Nueva Orleans. También aclaran que no supone ningún riesgo para la sociedad, pero la verdad es que se desconoce el alcance total de la contaminación.

La bacteria procedente principalmente de puntos del sudeste de Asia y también del norte de Australia se puede transmitir a través del contacto con el agua y la tierra contaminada; ha sido catalogada como "un arma bioterrorista muy potente" y se teme por su propagación debido a la localización de Tulane, en el que podemos encontrar zonas tan peligrosas a exponerse a este tipo de amenazas, tales como escuelas, barrios residenciales y numerosos ríos, todas fuentes de propagación altamente potenciales

Aunque no se conoce exactamente el momento del contagio, todo apunta a que los hechos ocurrieron el pasado mes de noviembre, momento en el que los científicos se ocupaban de desarrollar una vacuna que fuera efectiva contra dicha bacteria.

Anuncios
Anuncios

Las principales autoridades declaran que no ha sido localizado el patógeno en terrenos al aire libre que resulten aledaños a la instalación. Sin embargo, cuatro monos que se hallaban en instalaciones al aire libre ya han sido contagiados con el mencionado agente, y desgraciadamente, se han visto en la obligación de tener que sacrificar a la mitad de los especímentes.

Además, un inspector federal enviado para supervisar las operaciones preventivas frente a la propagación del virus, enfermó un día después de visitar las instalaciones, aunque aún no se ha podido confirmar si resultó contagiado en ese lugar ya que previamente había realizado numerosos viajes al extranjero.

En Thailandia, donde el virus es endémico, la tasa de mortalidad por melioidos se ubica arriba del 50%, en Australia sin embargo, el porcentaje de victimas mortales es unicamente del 20% según unos estudios realizados.

Anuncios

Los contagios confirmados son escados, en la década pasada, los contagios en el Norte de Australia fueron únicamente de 179 casos, según el Departamento de Salud de dicho país.