El pasado mes de febrero en el Open de Australia, Rafa Nadal, nuestro mejor deportista por lejos, tuvo que tomar una ampolla de agua de mar de los laboratorios Quinton, que contenía agua del Mar Cantábrico, y así recuperarse de la deshidratación.

Su origen natural, aporta los minerales necesarios para reconstituir un físico como el del deportista, pero también es muy buena para diferentes enfermedades, ya que ha sido utilizada desde hace miles de años.

Los Laboratorios Quinton, tienen su sede en Alicante, y han patentado la fabricación del agua de mar manteniendo todas sus cualidades. El director Gerardo Gómez, dice que las proporciones de los elementos que componen el agua de mar, es similar a nuestros líquidos orgánicos.

Anuncios
Anuncios

A nivel terapéutico abarca muchas enfermedades, pero la empresa Quinton se ha dedicado a cubrir las carencias nutricionales de los deportistas. Han creado el Totum Sport, ampollas bebibles con 33 gr. de sales minerales, para una rápida reposición debido a la sudoración durante el ejercicio.

La Universidad de Alicante y la Universidad de Murcia, lo han sometido a estudios, y han demostrado su eficacia, para la hiponatremia hipotónica en deportistas. Los Laboratorios recogen el agua en puntos especiales del Mar Cantábrico, la asepsia del producto en su almacenamiento está garantizada. Ya en la planta de Alicante, se produce la micro filtración en frío, esto hace que se mantengan todas sus propiedades.

Esto es medicina gratis, y no la usamos. Es capaz de curar casi cualquier enfermedad, está al alcance de todos y es totalmente natural.

Anuncios

Las farmacéuticas, las industrias de la enfermedad, ocultan esto, simplemente porque no tiene costo económico.

A principios del 1900, René Quinton, fisiólogo y naturista francés, experimenta el beneficio de la ingesta de agua de mar para la tuberculosis. Actualmente se confirma que el agua contiene los 118 elementos de la tabla periódica, de los cuales 95 de esos elementos están en nuestra sangre.

Platón ya en el año 400 antes de Cristo, la usaba, Eurípides hablaba de las bondades del agua de mar. Hay papiros egipcios de cuatro mil años de antigüedad que hablan de las curas con ésta agua.

Consejos para recogerla: preferiblemente en mar abierto o en una costa que sea rocosa, procurando que el mar no esté revuelto o agitado, por supuesto en un lugar donde no haya gente, ni en zonas próximas a ciudades, vertidos o desagües.

Infórmate siempre de la calidad de las playas lindantes. Almacenarla en lugar oscuro, seco, y en tarro hermético. Puedes colarla si ves alguna arenilla o alguna partícula en suspensión. Dura varios meses. Busca más información si te interesa. #Tenis #Medicina natural