Constantemente se realizan estudios acerca de si los #Animales tienen emociones, o sienten, de forma parecida a los humanos. Recientemente, un estudio realizado por investigadores del Instituto de Investigación Messerli de la Universidad de Viena, ha confirmado que los perros sí que son capaces de reconocer las distintas expresiones del rostro humano. Según el estudio, publicado en Current Biology, un perro puede saber mirando el rostro de su dueño, si éste se encuentra enfadado, triste o feliz.

Para llegar a tales conclusiones, los investigadores llevaron a cabo una prueba, que consistía en colocar a 11 perros de distintas razas (collie, sheltie y fox terrier), divididos en dos grupos.

Anuncios
Anuncios

A continuación, se les mostró, a través de una pequeña pantalla de ordenador, fotografías de una misma persona, enfada y contenta. Sin embargo, sólo se veía una mitad de la cara en cada imagen, es decir, o únicamente la parte de los ojos, o bien la boca.

Algunos de los animales fueron entrenados para que únicamente se fijaran en la mitad de la cara que aparecía triste o enfadada; mientras que otros fueron adiestrados para fijarse en la mitad feliz, A cada uno de ellos se le premiaba cuando tocaba con el hocico la imagen en la pantalla correcta. Según uno de los investigadores de la Universidad de Viena, Ludwig Huber "Parece probable que los perros asocien una cara sonriente con un significado positivo y una expresión facial de enfado con un significado negativo".

#Investigación científica

Por último, Corsin Muller, coautor del estudio, afirmó que esta prueba es sólo un "primer paso", y que "será necesario seguir trabajando para averiguar las consecuencias fisiológicas y de comportamiento de la observación de las emociones en los demás, por ejemplo si los perros muestran lo que llamamos contagio emocional". Una cosa está clara, y es que los estudios sobre animales son cada vez más avanzados, y que gracias a este tipo de investigaciones, podemos permitirnos conocer y comprender un poco más a nuestras mascotas; lo cual nos beneficia tanto a nosotros como a ellos mismos.