A ninguno de nosotros le gusta compartir hogar con estos roedores y nuestro instinto cazador se despierta ante la más mínima prueba de su presencia en nuestro entorno. Quizás, esta fobia a los ratones esté justificada por la leyenda negra que los acompaña. Suya y de sus parientes, las ratas, ha sido la culpa de muchas de las pandemias que han asolado a los continentes a lo largo de la historia, como la peste negra en la Edad Media.

Sin embargo, también deberíamos reconocer algunos méritos a estos animales. Algunos historiadores insinúan que los grandes descubrimientos, como el de América, podrían haberse conseguido gracias a las ratas y los ratones.

Anuncios
Anuncios

¡Si como lo oyen! su capacidad de sintetizar vitamina C podría haber impedido que las tripulaciones murieran de escorbuto durante las largas travesías una vez terminada sus provisiones de frutas y verduras. Aunque no sabemos si esto es verdad o si, simplemente, se trata de una leyenda urbana, lo que si conocemos a "ciencia" cierta es que en los últimos años los ratones han contribuido de manera esencial al desarrollo de la medicina y la industria farmacéutica.

Hace cincuenta años, los únicos ratones protagonistas surgieron de la mente de nuestros dibujantes. Muchos de nosotros hemos compartido niñez y juventud con ratones tan entrañables como Mickey Mouse y su pareja de hecho Minnie, Speedy Gonzales (el ratón más veloz de todo México), Súper Ratón, Pixie y Dixie y muchos otros. Hoy en día, las páginas de los periódicos y de Internet, sin embargo, las ocupan otro tipo de ratones, los ratones diseñados para la investigación biomédica.

Anuncios

Siempre polémica, la investigación animal no deja de sorprendernos. Así, al más puro estilo de la novelista anglosajona Mary Shelley, en su novela Frankenstein, los científicos no paran de diseñar nuevas cepas o modalidades de ratón. En este catálogo podemos encontrar ratones para todos los gustos y colores, desde los más normalitos en diversas tonalidades, como negro, blanco o grises, hasta los más exuberantes, los ratones fluorescentes. También los pueden encontrar calvos o, lo último en el mercado, los ratones transparentes. Gracias a los logros de la ingeniería genética, hoy en día podemos disponer de ratones a "la carta" y elegir entre aquellos que carecen de un determinado gen (ratones KO), los que son modelo de una determinada enfermedad como cáncer, Parkinson, Alzheimer, etc., o aquellos que presentan alguna anormalidad en su metabolismo o integridad física, como ratones diabéticos, obesos, alopécicos, y cualquier otra cosa que se puedan imaginar.

Pero ¿Por qué les ha tocado a los ratones este dudoso privilegio? Pues bien, aunque al mirar a los ojos a un ratón usted, probablemente, no reconozcan a nadie de su especie, lo cierto es que los ratones y los humanos somos muy similares desde un punto de vista genético.

Anuncios

Por lo tanto, la experimentación en estos animales nos ha ayudado y nos está ayudando a comprender los mecanismos más íntimos de las enfermedades humanas y nos ha permitido probar la toxicidad de la mayoría de los fármacos que estamos utilizando. Por todo esto sólo queda decir ¡Muchas gracias pequeños roedores por vuestro continuo y desinteresado servicio a la Ciencia!

Esto va a traer mucho de qué hablar en esta nueva semana. Hay que estar atentos. #Investigación científica