Actualmente se sabe con certeza que en nuestra galaxia se precisa materia oscura para mantener las estrellas y el gas en rotación a las velocidades observadas. Sin embargo, todavía no se conoce qué es la materia y oscura y de qué está compuesta. Actualmente esta es una de las preguntas científicas más importantes.

La presencia ubicua de materia oscura en el universo es actualmente el principio central en la cosmología moderna y la astrofísica. Su existencia en las galaxias se estableció con firmeza en la década de 1970 con una variedad de técnicas, incluyendo la medición de la velocidad de rotación del gas y las estrellas, que proporciona una manera efectiva de "pesar'" la galaxia anfitriona y determinar su masa total.

Anuncios
Anuncios

Estas mediciones mostraron que la materia visible solo representa una fracción del peso total, la parte predominante se debe a la materia oscura.

La aplicación de esta técnica a la Vía Láctea es posible, y la existencia de la materia oscura en las partes exteriores de nuestra galaxia está bien comprobada. Pero hasta ahora ha sido muy difícil establecer la presencia de materia oscura en las regiones más internas. El diámetro de nuestra galaxia es de unos 100000 años luz, el Sistema Solar se encuentra a una distancia de unos 26000 años luz del centro. Cuanto observamos más cerca del centro de nuestra galaxia, se hace cada vez más difícil medir la rotación del gas y las estrellas con la precisión necesaria.

Científicos de la Universidad Técnica de Múnich (TUM), Universidad Autónoma de Madrid, Universidad de Estocolmo, Instituto Sudamericano para la Investigación Fundamental, São Paulo y Universidad de Amsterdam han obtenido por primera vez una prueba observacional directa de la presencia de materia oscura en la parte más interna de la Vía Láctea, incluyendo la ubicación de la Tierra y nuestro vecindario cósmico.

Anuncios

En una primera etapa se elaboró la recopilación más completa de mediciones publicadas del movimiento de gas y estrellas en la Vía Láctea. Luego compararon la velocidad de rotación medida con la que se esperaría en el supuesto de que sólo existiera materia luminosa en nuestra galaxia. La comparación mostró claramente que la rotación observada no puede explicarse a menos que existan grandes cantidades de materia oscura a nuestro alrededor, entre nosotros y en el centro galáctico.

Con una evidencia estadística muy fuerte, incluso a pequeñas distancias del centro galáctico, los resultados abren una nueva vía para la determinación de la distribución de la materia oscura en el interior de nuestra galaxia. Con futuras observaciones astronómicas, el método permitirá medir la distribución de la materia oscura en la Vía Láctea con una precisión sin precedentes. Según el investigador Miguel Pato "Esto permitirá a perfeccionar la comprensión de la estructura y evolución de nuestra galaxia.

Anuncios

Y va a desencadenar predicciones más sólidas para muchos experimentos en todo el mundo, que buscan partículas de materia oscura". #Investigación científica

El descubrimiento se ha publicado en la revista científica Nature Physics.