La mayoría de las galaxias sufrieron interacciones con otras en el pasado, hecho que también se dio en la Vía láctea, nuestra propia galaxia. Estas interacciones, colisiones o fusiones pueden activar la formación de nuevas estrellas y un renacer de la actividad alrededor del agujero negro central de las galaxias gigantes. Sin embargo, estos fenómenos son mal conocidos y difíciles de observar a escala de los tiempos humanos. Gracias al telescopio espacial Spitzer, los astrónomos pudieron analizar en infrarrojo 103 galaxias próximas a la nuestra e identificar sus interacciones.

No hay necesariamente más estrellas en los sistemas en fusión. Para reconocer dos galaxias en interacción, los astrónomos disponen de tres métodos.

Anuncios
Anuncios

Ya sean identificadas por sus morfologías perturbadas, testimonio de un encuentro fortuito, o ya sea por su intensidad luminosa en el infrarrojo señalando una tasa de formación de estrellas o finalmente sencillamente porque están próximas la una de la otra. Los astrónomos utilizaron el telescopio espacial Spitzer para recurrir al último método y más simple de los todos, examinando 3000 galaxias y sus distancias entre ellas. Han sido fotografiadas en infrarrojo y datos ópticos sirvieron para completar las observaciones.

El resultado indica que el 17 % de las galaxias están cercanas a sus vecinas, 103 están en interacción (3 % ) y 32 galaxias (1 %) ya se fusionaron. Para los sistemas en interacción, el proceso a veces apenas ha comenzado mientras que otras empezaron su aproximación hace millones de años.

Anuncios

Los astrónomos analizaron sus datos y principalmente observaron la tasa de formación de estrellas en el seno de estas galaxias en interacción.

Esta tasa aumenta efectivamente en las espirales de las galaxias en fusión pero no forzosamente tanto como se esperaba. En definitiva, en esta muestra, los sistemas presentan distorsiones morfológicas claras y no generan más estrellas que los sistemas perturbados. Los diferentes cálculos y las observaciones efectuadas se han reagrupado en forma de atlas, que ha sido puesto en la disposición de los astrónomos, lo que facilitará futuras búsquedas de galaxias en interacción. #Investigación científica