Las características físicas de Europa muestran la posibilidad de que contenga agua líquida en su interior ya que en la superficie del satélite se ha localizado hielo. A través de la sonda Galileo, al percibir la interacción del campo magnético de Europa y Júpiter, se cree posible la existencia de agua en su interior y es remotamente posible que también contenga un núcleo basado en metales. Uno de los factores más característicos de Europa y por lo que se cree posible la vida, es una serie de estriaciones oscuras que surcan toda la superficie de la luna, vetas que se asemejan mucho a fisuras de hielo marino en la tierra. Lo realmente interesante está en que estas estriaciones parece que están trasladadas de su posición original, siendo posible que estas traslaciones se deban a erupciones volcánicas en su interior, lo que aumentaría la posibilidad de hallar vida.

Anuncios
Anuncios

Charles Bolden, director de la Nasa, plantea la posibilidad de que en Europa exista un océano y por lo tanto exista la posibilidad de hallar vida extraterrestre en nuestro sistema solar. Al parecer, en primavera se organizarán los instrumentos que se equiparán en la sonda espacial para posteriormente continuar con los preparativos de la misión.

Principalmente, la misión se iba a efectuar a través de un "cryobot" denominado Valkyrie, cuyo objetivo era perforar la superficie de Europa hasta llegar al agua líquida subterránea, aunque finalmente se ha optado por enviar una sonda para explorar la luna de Júpiter. Esta sonda viajaría por el universo gracias a la energía solar y la gravitación de cuerpos celestes. El viaje hasta la luna de Júpiter se calcula en unos siete u ocho años.

Anuncios

El viaje hacia Europa se plantea para la siguiente década, aproximadamente en el año 2022, ya que es necesario cumplir el presupuesto que plantea la Nasa para adquirir todo el material necesario para la misión.

El 5 de agosto del año 2011, el Centro Espacial Kennedy lanzó la sonda Juno con el objetivo de investigar el planeta Júpiter, la fecha de aterrizaje de la sonda en Júpiter se calcula para el próximo 2016. Esta sonda investigará los campos gravitatorios de Júpiter así como la atmósfera del planeta, su origen y su estructura.