En Francia, la agricultura es responsable del 21% de las emisiones de gases de efecto invernadero y el ganado origina más de la mitad, de acuerdo con el Centro de estudios de la contaminación atmosférica (CITEPA). Frente a estas cifras, ha surgido una toma de conciencia por parte de los agricultores. Los productores de leche europeos iniciaron en 2013 un plan llamado Carbon dairy, que tiene como objetivo reducir en un 20% dentro de 10 años la huella de carbono de la leche. Los ganaderos de bovino están preparando una iniciativa similar.

Las vacas comen hierba y rumian, de forma que esta fermentación natural produce metano y cuando eructan lo liberan; contrariamente a la creencia popular, son los eructos y no la flatulencia el origen principal del problema.

Anuncios
Anuncios

La fermentación entérica también produce más del 50% de gases de efecto invernadero en una granja, muy por delante de los excrementos o el consumo de energía. Hoy en día, no hay manera de cambiar eso. A menos que se injerten estómagos de canguro en las vacas, el canguro es uno de los pocos, si no el único animal que rumia sin producir metano mediante bacterias propias. Antes de llegar a eso, los agricultores tienen otras posibilidades.

Según Jean-Baptiste Dollé, responsable de las cuestiones ambientales en el Institut de l'élevage (Idele), en Francia. "Ya se está trabajando en disminuir el número de #Animales. Esto está ocurriendo a través del aumento de la producción por cada vaca, a modo de ejemplo, de 5000 litros de leche por vaca al año actualmente, se pretende alcanzar los 7500. También se pueden enviar al matadero las que ya no produzcan lo suficiente".

Anuncios

Por otra parte, los ganaderos e investigadores también están tratando de mejorar la digestión en los rumiantes, por ejemplo se pueden usar aditivos alimentarios, tales como ciertos extractos de plantas, lípidos.

Reducción del 15% en las emisiones de metano con una dieta a base de lino y alfalfa

En Francia la asociación Bleu-Blanc-Coeu promueve para los rebaños una dieta basada en ​​alfalfa o linaza, naturalmente ricas en ácidos grasos omega 3, lo que reduciría un 15% de las emisiones de metano.

Pero sobre todo los agricultores franceses se están movilizando para que los pastizales estén integrados en sus balances de las emisiones de carbono y por el reconocimiento de sus servicios con el medio ambiente, tales como la conservación del paisaje o estimulación de la biodiversidad. Si se integrara el carbono en los pastizales, casi compensa todas las emisiones de metano. En la organización ambientalista WWF comparten este enfoque multicriterio, pero afirman que se ha de considerar caso por caso.

Anuncios

En Francia, con su sistema de ganadería la hierba es duradera, pero este no sucede en todas partes. En América Latina, el cultivo de la hierba para el ganado es una práctica muy extendida y la principal causa de la deforestación, por delante de los cultivos de soja.

Al integrar el factor de la pradera se presenta otra necesidad: mantener el pastoreo de ganado en un momento en que Francia ve la implantación de granjas gigantes, como la futura granja en Somme, con 1000 vacas donde los animales nunca verán el color de la hierba. Entre 2006 y 2010, las superficies de pastizales permanentes han caído un 6,3%. Según WWF, es urgente ayudar financieramente a los agricultores a mantener sus campos. Y para luchar contra el cambio climático, también es necesario que el consumidor comprenda que ha realizar un consumo sostenible de carne.