Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia (Atlanta, EE.UU.) ha desarrollado lentes de gafas que se tintan de color oscuro a petición del usuario, en cuestión de segundos,con tan solo pulsar un interruptor en la montura. El concepto acaba de ser publicado en la revista ACS Applied Materials & Interfaces. Los polímeros electrocrómicos son materiales atractivos por su enorme potencial en un área de rápido desarrollo, la electrónica de plásticos, debido a su flexibilidad, bajo consumo de energía, facilidad de procesamiento y el bajo costo de procesamiento. Es probable que los dispositivos electrocrómicos creados con estos polímeros sean alternativas o complementos de los dispositivos electrónicos inorgánicos convencionales, ampliamente usados.

Anuncios
Anuncios

Un ejemplo factible desde el punto de vista tecnológico, es una lente que se compone de cuatro polímeros electrocrómicos, es decir, capaces de emitir un color cuando se les aplica una carga eléctrica originada por una diferencia de potencial. Estos cuatro polímeros producen respectivamente los colores primarios amarillo y cian, y los secundarios azul y naranja. Cuando el usuario presiona el interruptor, una corriente eléctrica se distribuye y los polímeros se combinan de forma sustractiva para dar a las lentes un color más oscuro,.

Lentes que cambian de color automáticamente, no es un concepto nuevo. Pero los modelos comercializados en la actualidad tienen varias limitaciones, de acuerdo con el equipo de Anna Österholm, investigadora de este estudio, en la School of Chemistry and Biochemistry.

Anuncios

En primer lugar, estas lentes de gafas son tintadas lentamente, durante varios segundos, pues presentan un paulatino cambio en la transmitancia del 10 al 70%. Además, por ejemplo, al conducir con una gorra, las lentes de las gafas son claras en lugar de oscurecerse, incluso en presencia de luz brillante. La mayoría de los modelos vendidos actualmente no bloquean la luz blanca, más intensa, a medida que se refleja en la nieve, por ejemplo cuando esquías.

Estos científicos sugieren que su desarrollo tecnológico es de interés para gafas de pilotos en líneas aéreas y agentes de seguridad. Como su técnica es fácilmente reproducible, sería fácil allanar el camino para la producción industrial de estas lentes. Y por lo tanto evitar que muchos usuarios sean deslumbrados conduciendo un coche o en una pista de esquí.