¡Platino, solo hay que agacharse en la calle a recogerlo! Esto lo acaba de demostrar la división británica de Veolia, empresa francesa, multinacional de servicios de limpieza y tratamiento de residuos, que asegura que en las calzadas y aceras de nuestras ciudades abundan metales valiosos, con posibilidad de recuperación. Según Estelle Brachlianoff, responsable de Veolia en Irlanda y el Reino Unido, "Nuestros servicios de limpieza recogen cada año 165000 toneladas de residuos diversos. Queríamos evitar el vertido, cobramos unos 120 euros por tonelada, de todo este volumen, así que queríamos saber lo que contenía para tratar de valorizarlos".

Las partículas de los metales paladio, platino y rodio se encuentran en concentraciones de unas pocas partes por millón, que son similares a las encontradas en los depósitos de minerales en la naturaleza.

Anuncios
Anuncios

Estos metales raros tienen su origen en la degradación de los convertidores catalíticos de los automóviles, que contribuyen al tratamiento para evitar arrojar a la atmósfera gas sin quemar por los tubos de escape. De estos sistemas de tratamiento salen fragmentos de un tamaño de 0,25 a 2 mm en el gas de escape de los vehículos.

Por lo tanto, los ingenieros han diseñado una cadena de transformación que condujo a la construcción de una planta con una capacidad de tratamiento de 50000 toneladas, ubicada en Ling Salón en el centro de Inglaterra. Los plásticos reciclables se recuperan y con los excrementos de perro se elabora abono. Por encima de todo, de acuerdo con la evaluación que se hizo pública en diciembre pasado, se recogieron en poco más de un año de explotación: 1,5 toneladas de platino, 1,3 de paladio y de rodio 800 kg.

Anuncios

La reventa de estos metales raros a la industria de la microelectrónica ha proporcionado a Veolia un ingreso anual adicional de 130000 €, además de ahorros en el vertedero. En un futuro próximo, la compañía espera el tratamiento de millones de toneladas de residuos anuales y llevar a Francia los procedimientos empleados en el Reino Unido. Así que las calles se transformarán en auténticas "minas urbanas". #Coches