Mucho se escribe sobre el mayor de los satélites de Saturno, Titán, el segundo en tamaño en todo el sistema solar y únicamente superado por Ganímedes (Júpiter) y superando incluso el diámetro de Mercurio. Como hemos mencionado en otras ocasiones, este cuerpo es comparado con un planeta, pues su masa así lo permite.

Este es el único satélite que presenta una importante atmósfera, propiciando un clima donde se desarrollan fenómenos atmosféricos. En esta luna se han encontrado más de una treintena de mares y lagos, lo que despertó el interés de los astrónomos de todo el mundo, además de desatar la imaginación de muchos cineastas culminando con películas como Oblivion (Morgan Freeman y Tom Cruise).

Esta semana, la NASA ha hecho pública su intención de desarrollar una misión espacial para el año 2040, centrada en la exploración de estos mares de metano y etano con un gran submarino espacial, para analizar hidrocarburos líquidos en los polos del satélite. El punto de fusión del metano es de 183 grados bajo cero, mientras que la temperatura media estimada del astro (bajo su atmósfera) se ha estimado ligeramente por encima de los 180.

Curiosamente, a más de dos décadas de la fecha, ya han señalado que la región que pretenden estudiar es la conocida como mar Kraken (nombre tomado de la criatura marina de la mitología escandinava y finlandesa descrita comúnmente como un tipo de pulpo o calamar gigante), donde realizará un recorrido de miles de kilómetros.

Una vez más, vemos cómo la investigación astronómica no solo debe limitarse a la búsqueda de vida en otros planetas como Marte o Ceres, el planeta enano del cinturón de asteroides localizado entre las órbitas de este último y el gigante gaseoso, Júpiter.

Anuncios
Anuncios

Un reciente estudio ha estimado que Europa (una de las mayores lunas del gigante gaseoso) tendría suficiente cantidad de agua líquida bajo una densa capa de hielo de varias decenas de kilómetros y que ésta poseería una elevada concentración de oxígeno, incluso mayor que el de nuestros mares. #Investigación científica