Según recogen numerosos medios, el 12 de marzo de 2012 astrónomos aficionados observaron una extraña protuberancia en el hemisferio sur de Marte; lo describían como una mancha que no dejaba de crecer, a los 10 días llego a medir más de 200 kilómetros de altura y unos 500 kilómetros de extensión horizontal, para luego al día 11 desaparecer súbitamente.

Este suceso dejó en shock a la comunidad científica, y más aún cuando ese mismo año se volvió a producir de nuevo, con una misma duración y de un tamaño similar. Agustín Sánchez-Lavega, astrofísico de la Universidad del País Vasco hablaba sobre ella describiéndola como "una formación extensa que cambiaba de forma, que desaparecía durante la noche y volvía a resurgir al día siguiente".

Anuncios
Anuncios

Hoy a 17/02/15 un equipo dirigido por Sánchez-Lavega y en el que se incluyen importantes miembros de la Agencia Espacial Europea y astrónomos amateurs de EE UU y el Reino Unido, intentan explicar qué es lo que sucedió en Marte ese 12 de Marzo del 2012, en el que por primera vez se observó el singular suceso.

También un nuevo estudio recogido en la prestigiosa revista Nature, da a entender que hoy en día con el conocimiento que tenemos sobre el planeta rojo se hace muy difícil poder explicar que es lo que pasa allí realmente. Es cierto que se han captado nubes de polvo en Marte, pero nunca de esas dimensiones y características. Según citan varias fuentes lo único comparable a esa mancha fue un penacho captado por el telescopio Hubble en 1997.

Entre las explicaciones más plausibles sobre este extraño fenómeno caben destacar dos:

  1. Que la mancha sea una nube de hielo, o eso es lo que cree Sánchez-Lavega, aunque también afirma que en general son muy delgadas y nunca con un grosor de más de 100 kilómetros como el observado.
  2. Que la mancha se trate de una gigantesca aurora boreal, muy parecidas a las de la tierra pero 1000 veces mas brillante, aunque también se sabe que el campo magnético de Marte no debería permitir que esto sucediese.

Posiblemente ambas opciones no sean del todo correctas, pero hoy por hoy, no se puede saber al 100% qué es lo que sucede.

Anuncios

Según Sánchez-Lavega habrá que esperar a que las próximas misiones a Marte nos revelen más pistas sobre lo que está sucediendo en el descomunal y desconocido planeta rojo.