Ayer fue anunciado a través de diversos medios internacionales (además del revuelo producido en las redes sociales por el sorprendente acontecimiento) que había sido encontrada una posible forma de vida microscópica de origen de origen extraterrestre en un globo estratosférico.

El singular objeto fue investigado por la Universidad de Buckingham, que lo ha presentado ante los medios como una pequeña bola de metal. Algunos especulan con la posibilidad de que se trate de un extraño cuerpo enviado por extraterrestres (de forma natural o de manera premeditada) con el fin de germinar vida en la Tierra.

El estudio ha determinado que se trata de un objeto constituido principalmente por titanio y vanadio, contando con componentes filamentosos en su superficie y un material biológico más bien viscoso presente en el interior del mismo.

Anuncios
Anuncios

Algunos científicos apasionados por la búsqueda de vida extraterrestre, han especulado con la posibilidad de que uno de los principales motivos que los atrajeran hasta un planeta como el nuestro, sería precisamente la reproducción o la posibilidad de dar lugar a formas de vida que fueran adaptables a nuestro mundo (por factores como la composición atmosférica o la gravedad que presenta).

Algunos expertos de hecho han sugerido alguna vez la posibilidad de que una invasión alienígena se llevase a cabo dejando pequeñas semillas que se reprodujeran poco a poco, en lugar de una invasión 'clásica' que llevara la devastación de algunos ecosistemas (como las temidas guerras nucleares).

De cualquier manera, aún la información es muy confusa y la información muy reciente, la noticia saltaba ayer.

Anuncios

Pese a disponer de una fuente más que fiable como es la Universidad de Buckingham, es preciso esperar a que la NASA se pronuncie al respecto.

Esta misma semana, la misma agencia hizo pública su intención de desarrollar una misión espacial para el año 2040 con Titán como destino, centrada en la exploración de sus mares de metano y etano con un gran submarino espacial. #Investigación científica