Gracias al telescopio espacial Kepler de la NASA, que orbita alrededor del sol buscando planetas extrasolares, especialmente aquellos de tamaño similar a la Tierra que se encuentren en la zona de habitabilidad de su estrella, acaba de ser descubierto por parte de un grupo de científicos alemanes un nuevo planeta extrasolar que posee seis veces más masa que Júpiter.

Este nuevo planeta ha recibido el nombre provisional de Kepler-432b, siendo uno de los objetos astronómicos más peculiares descubiertos hasta la fecha, ya que se diferencia de todos los cuerpos de este tipo y es uno de los más densos y con mayor masa de los que se conocen hasta el momento (se estima que pese a las seis masas jovianas, su tamaño es muy similar al del mayor planeta nuestro sistema).

Anuncios
Anuncios

Como muchos saben, la mayoría de planetas extrasolares conocidos son gigantes gaseosos igual o más masivos que Júpiter, con órbitas muy cercanas a su estrella y períodos orbitales muy cortos, también conocidos como Júpiteres calientes.

En este caso, el astro posee un movimiento de traslación de solo medio centenar de días de 24 horas, con temperaturas que oscilan entre los 500 y el millar de grados centígrados. Según los cálculos, a este planeta solo le quedan dos centenares de millones de años (lo que representa muy poco en términos astronómicos).

Su astro rey, se trata de una estrella gigante roja, que se calcula, engullirá el planeta en este lapso de tiempo, tal y como se prevé el final del planeta Tierra. Dicen los expertos que el combustible nuclear en su núcleo ha sido agotado y que se está ampliando progresivamente.

Anuncios

Se baraja la posibilidad de que este sea el motivo por el que planetas como este sean difícilmente detectables, ya que no gozan de una larga esperanza de vida.

En la imagen podemos observar la órbita del interesante astro, comparada con la del planeta Mercurio, observando el extravagante acercamiento que llega a experimentar, quedando más del doble de cerca de la estrella en determinados periodos. #Investigación científica #NASA