Esta semana, un grupo de astrónomos de la Universidad de Pekín dirigidos por Xue-Bing Wu, ha logrado encontrar un gigantesco agujero negro cuya masa representa el orden de 12.000 millones de estrellas como nuestro sol, de acuerdo con los datos publicados de la revista Nature, una de las principales fuentes internacionales con las que trabajamos, siendo una de las revistas científicas más famosas y antiguas del mundo.

Según los datos recogidos, se ha estimado que este hoyo se originó cuando el universo conocido apenas contaba mil millones de años. Se ha encontrado dentro de un cuásar, una fuente astronómica de energía electromagnética, que incluye radiofrecuencias y luz visible.

Anuncios
Anuncios

Cabe destacar, que en un principio se supuso que este tipo de objetos astronómicos eran agujeros blancos aunque el avance del estudio de su formación y características ha descartado tal supuesto.

Los científicos han afirmado que este tipo de descubrimientos desatan el debate acerca de la creación y del desarrollo de las galaxias o de los agujeros negros. Dicen que el descubrimiento de una singularidad perteneciente al universo joven se trata de un hecho histórico, muy poco común y por ello, arrojará datos acerca de tantos misterios que hoy siguen sin poder resolverse con las teorías actuales.

Actualmente, los agujeros negros son explicados mediante fenómenos físicos gracias a dos teorías, en cierto modo contrapuestas y basadas en principios incompatibles: la mecánica cuántica, donde predomina el caos y la estadística y admite casos de evolución temporal no determinista; y la relatividad general, que afirma que en todo momento se puede saber con exactitud dónde está un cuerpo, siendo esta teoría totalmente determinista.

Anuncios

Está claro que hasta que no se disponga de una física más avanzada no se conseguirá explicar realmente la naturaleza de este fenómeno. Muchos de los científicos más escépticos afirman que jamás conoceremos ni la mitad de la verdad, que la humanidad no tendrá suficiente tiempo antes de extinguirse. #Investigación científica