¿Quién quiere saber la edad en que morirá? Muchos responderían que no están interesados en conocer tal dato, pero otro grupo de curiosos quizás estén más dispuestos a enterarse de este enigmático y definitivo hecho en el que se pasa a la inmortalidad. Si te encuentras dentro del grupo de los curiosos y quieres saber a qué edad morirás, entonces recurre a tus amistades y pregúntales. Ellos podrán estimarla con solo observarte un poco, al menos así lo acaba de hacer público un estudio realizado en la Universidad de Washington, en Estados Unidos.

El meollo de la cuestión se remonta al 1930, cuando un grupo de jóvenes amigos (hombres y mujeres), participaron de una experiencia colectiva.

Anuncios
Anuncios

Cada uno debía auto-evaluarse y proponer una fecha probable de su deceso, al mismo tiempo que también observaron y registraron la edad y los motivos posibles por los cuales sus amigos morirían. Teniendo como marco esta investigación, en la actualidad el profesor y psicólogo Joshua Jackson, se remitió a rastrear la fecha exacta en que murieron aquellos participantes. Notablemente, Jackson encontró que los datos brindados por los amigos, eran más exactos que el propio registro que los sujetos tuvieron de su vida.

¿Puede un ser querido estar capacitado para estimar la fecha en la que moriremos? Según concluye Jackson, las amistades están en condiciones de acertar con mayor probabilidad porque pueden realizar una lectura más objetiva de la persona, al evaluar más condiciones de vida de lo que uno mismo puede ver en su conformación como individuo.

Anuncios

Pero el estudio no concluye en esto, sino que además, insiste en algo que ya la psicología viene planteando. Y es el vínculo que se establece entre la personalidad, el carácter de una persona y su salud. De este modo, registró que, los hombres que se veían más conscientes y dispuestos, vivían más años, al igual que las mujeres emocionalmente más estables y agradables. Como corolario, quienes son propensos a estados de ira o depresión, tienen una menor expectativa de vida.

Los resultados, que fueron publicados en la revista Psychological Sciencie, invitan a reflexionar acerca de las conductas y estados de ánimo. Desde otro campo, disciplinas como el yoga y la meditación, entre muchas otras, también resaltan la importancia de trabajar no solo el cuerpo sino también la mente, en pos de un mejor estado de salud. Por eso, si quieres vivir más, pregúntale a tus amigos qué debes cambiar. #Investigación científica