Mientras que, en Italia, la "Coordinadora de las Asociaciones para la Defensa de los DD.HH de los Consumidores", Codacons, advierte al Ministerio de Salud, de la necesidad de suspender la campaña de vacunación antigripal con (Fluad, de los laboratorios Novartis), en Dinamarca, el biólogo Peter C. Gotzsche, saca a la luz su libro: Medicamentos que matan y crimen organizado. Según los informes, de la Agencia Italiana del Fármaco, AIFA, a finales del pasado mes de diciembre, eran ya doce, las personas fallecidas, tras habérseles suministrado el medicamento de Novartis; en casi todos los casos, la muerte se produjo a las 24 horas de recibir el tratamiento.

Anuncios
Anuncios

Codacons, advirtió a las autoridades sanitarias, que el caso será llevado ante el poder judicial, en caso de que persistan en no suspender las vacunaciones. Esta Coordinadora, está a la espera de la decisión de los fiscales a los que se solicitó la retirada de los fármacos sospechosos. Por su parte y, relacionado con las multinacionales farmacéuticas, Gotzche, carga contra éstas, acusándolas de ser las mayores corruptoras del sistema sanitario, a cambio de seguir aumentando sus incalculables beneficios.

Este valiente biólogo, Cofundador de Cochrane Colaboration, organización que pone en evidencia la validez real de los medicamentos, y coautor de más de 40 "meta-análisis y revisiones", no tiene ninguna duda al denunciar las desaprensivas y criminales prácticas de la industria farmacéutica, donde el soborno y la corrupción resultan, cada vez, más patentes.

Anuncios

Gotzche asegura en su libro que, estas mafias farmacéuticas, "adiestran" a sus comerciales para persuadir a los profesionales de la salud, de las maravillas de un mismo fármaco para tratar dolencias de muy diferente índole. Un ejemplo claro, es un medicamento, por citar alguno, llamado Neurotín. Este fármaco es recetado, sin pudor, en casos tan dispares como: trastorno bipolar, jaquecas, monoterapia, y un espeluznante etcétera. Según este biólogo danés, a los directivos de las farmacéuticas: "les importa una mierda la seguridad de los pacientes".

A la vista está. En la revista Lancet, donde más de treinta científicos, denunciaban que, tan sólo en Europa, los efectos negativos de diversos fármacos, de prescripción habitual, habían provocado la muerte de 197 mil personas, tan sólo en un año. Estos escandalosos datos, jamás verán la luz porque: "las farmacéuticas no invierten en innovación sino en puro marketing", asegura Gotzche. Y, en nuestro país, el tema candente: Hepatitis C y su tratamiento: 25 mil euros por paciente y año. Sin duda, un negocio redondo.