Existen muchos trastornos genéticos que causan discapacidad intelectual y autismo. Históricamente, fueron considerados como intratables, sin embargo en los últimos años a través de modelos en animales se ha demostrado que es posible revertir los efectos de estas mutaciones genéticas. Pero la pregunta sigue siendo si diferentes mutaciones genéticas alteran procesos fisiológicos comunes. Si este fuera el caso, un tratamiento desarrollado para una causa genética del autismo y discapacidad intelectual, podría ser útil para muchas otras.

Una nueva investigación ha mostrado que dos causas genéticas muy diferentes, de autismo y de discapacidad intelectual, interrumpen la síntesis de proteínas en las sinapsis, y que un tratamiento desarrollado para una de estas enfermedades, produce un beneficio cognitivo en la otra. Una causa hereditaria de retraso mental y de autismo es el síndrome X frágil, que se produce cuando un gen en el cromosoma X, llamado FMR1, se desactiva durante el desarrollo del cerebro. Es una enfermedad rara, afectando a una de de cada 4000 personas. En estudios anteriores utilizando modelos de ratones con X frágil, se descubrió que la pérdida de este gen da lugar a una síntesis exagerada de proteínas en las sinapsis, los lugares especializados en la comunicación entre neuronas.

De particular interés, fue el hallazgo de que esta síntesis de proteínas es estimulada por el neurotransmisor glutamato, mediante un receptor de glutamato llamado mGluR5.

Anuncios
Anuncios

Esto condujo a la denominada teoría mGluR, según la cual el exceso de síntesis de proteínas desencadena la activación de mGluR5, dando lugar a muchos de los síntomas psiquiátricos y neurológicos del X frágil. Se ha probado esta idea en ratones, concluyendo que la inhibición de mGluR5 restaura el equilibrio en la síntesis de proteínas y revierte muchos defectos en los modelos animales.

Otra de las causas del autismo y discapacidad intelectual es la pérdida de una serie de genes en el cromosoma humano 16, llamada microdeleción 16p11.2 . Algunos de los 27 genes afectados desempeñan un papel en la regulación de la síntesis de proteínas, llevando a los investigadores a preguntarse si el síndrome de microdeleción 16p11.2 y el síndrome X frágil afectan a las sinapsis de la misma forma. Para abordar esta cuestión, los investigadores utilizaron un modelo de ratón con microdeleción 16p11.2.

Usando análisis electrofisiológicos, bioquímicos y de comportamiento, el equipo comparó el ratón 16p11.2 con los resultados de investigación en el ratón X frágil.

Anuncios

La síntesis de proteínas sinápticas se interrumpió en el hipocampo, una parte del cerebro importante para la formación de la memoria. Por otra parte, cuando verificaron la memoria en estos ratones, descubrieron un déficit grave, similar al X frágil. #Investigación científica

Estos resultados animaron a los investigadores para tratar de mejorar la función de la memoria en los ratones 16p11.2 con el mismo enfoque que ha funcionado en ratones X frágil. El tratamiento con un inhibidor de mGluR5 mejoró sustancialmente la cognición en estos ratones. De particular importancia, es que este beneficio se logró con un mes de tratamiento, que comenzó después del nacimiento. La implicación es que algunos aspectos cognitivos de la enfermedad, que se consideraban como son una consecuencia intratable del desarrollo alterado temprano del cerebro, tal vez pudieran derivar de alteraciones en la señalización sináptica, que pueden ser corregidos mediante fármacos.