El gran enemigo de las personas que padecen cáncer es el tiempo. Y, justamente, es este el ingrediente necesario para salvar una vida. Pues bien, tras varias años estudiando el sistema olfativo de los perros, 10.000 veces superior al humano, se ha llegado a la conclusión que con un buen entrenamiento, estos #Animales pueden detectar el cáncer.

¿Cómo puede ser posible esto? La explicación científica es contundente y muy aclaradora: las células sanas huelen de una forma y las afectadas por anomalías patológicas, de otra muy distinta. Con su potente olfato, los perros pueden pronosticar con exactitud cambios en el metabolismo de las personas debido a células malignas, ya que estas generan basura metabólica diferente al de las sanas.

El centro de adiestramiento canino para la detección del cáncer, "Argus Dog", en Barcelona, confirma que un perro llamado "Black" es capaz, en tan solo dos minutos, de identificar este tipo de células. No solo se convierten nuestros queridos amigos en los mejores compañeros de camino, sino que el "médico" lo podemos tener en casa, a "coste cero".

Anuncios
Anuncios

No solo ellos son los grandes "detectores" de enfermedades, sino que los gatos también parece que tengan esa gran virtud, habilidad o destreza para asuntos parecidos. Hace unos años, se hizo famoso un gatito que, por aquel entonces, tenía dos años, y que vivía en un geriátrico de EE.UU. Pues bien, se hizo famoso, no por detectar con anticipación enfermedades, sino justamente por anticipar dos días antes el fallecimiento del paciente. El "modus operandi" siempre era el mismo: un día o dos antes del fallecimiento, aparecía en la habitación del paciente y se acostaba en su cama. Por este motivo, a Óscar, el gato, se le conocía con el sobrenombre de "El ángel de la muerte". Y no es para menos. Tras este caso que fue noticia en muchos medios de comunicación de todo el mundo, empezaron a aparecer multitud de casos más.

Anuncios

Lo cierto y verdad es que a nuestros animales que tanta compañía nos hacen y que tan agradecidos se muestran con nosotros no les debemos respeto y cariño por lo que nos aportan, que también, sino porque son parte nuestra. Considerarlos como un medio es cosificar a quien, por derecho natural, se le ha de tratar como alguien y no algo. Si partimos de esta base, el resto sale de modo natural. #Investigación científica