Hoy la órbita de la Tierra se encuentra en el punto más cercano al Sol, conocido como perihelio (distancia 147 millones 095 mil 995 km). Podría parecer extraño para quienes residimos en el hemisferio norte el que esto suceda a mitad del invierno, la causa es que las estaciones son en gran parte debidas a la inclinación del eje de la Tierra con respecto a su plano orbital. El efecto de la variación en la distancia de la Tierra al Sol es menor en comparación, porque la órbita de la Tierra es casi (pero no del todo) un círculo perfecto.



La diferencia entre el perihelio (punto de la órbita más cercano al Sol) y el afelio (más distante) para la Tierra es de menos de 5 millones de kilómetros.

Anuncios
Anuncios

Parece bastante distancia, pero es sólo un 3% de la distancia media de la Tierra al Sol. El tratamiento de la órbita de la Tierra como un círculo perfecto es en realidad una buena aproximación. Lo mismo es cierto para otros planetas, que en parte da la razón a la idea de la antigua astronomía, "las órbitas son circulares". Por supuesto, que se plantea la pregunta de por qué las órbitas planetarias son casi círculos.



Hay probablemente varios factores que jugaron un papel en la formación de las órbitas circulares. Una de ellas es que, como primero se forman los protoplanetas, la existencia de más órbitas elípticas tendería a cruzar los caminos de los cuerpos celestes, y la colisión con ellos daría lugar a órbitas más circulares. Los planetas grandes como Júpiter tienden a formarse desde el principio, y bajo su influencia gravitacional se agrupan cuerpos más pequeños.

Anuncios

También podría ser debido a resonancias orbitales entre cuerpos más pequeños que tenderían a estabilizar las órbitas. Luego están afectos como el mecanismo Kozai, cuando tienden a alinearse órbitas en un plano común. Y además se da el hecho, que las órbitas circulares son más estables frente a perturbaciones gravitacionales que las órbitas elípticas.



A partir de las simulaciones por ordenador, se ha llegado a la conclusión de que las dinámicas de los sistemas solares son bastante complejas. Sin embargo, las simulaciones muestran que las órbitas casi circulares son muy comunes, y los estudios de exoplanetas también indican órbitas casi circulares en muchos casos. Así que parece que para todo el universo las órbitas circulares son una buena aproximación para las trayectorias de los planetas. Pero no es exacto, es por ello que podemos celebrar hoy, 4 de enero, como nuestro día más cercano al Sol.