Para los más fanáticos de la búsqueda de vida en los denominados exoplanetas (los planetas que describen una órbita alrededor de una estrella diferente al Sol y que, por tanto, no pertenecen a nuestro sistema solar), la NASA acaba de descubrir en nuestra galaxia varios de estos interesantes objetos astronómicos que presentan cualidades similares a las de la Tierra.

En primer lugar, hemos de mencionar que las estimaciones se han realizado en base a la distancia de más de 100 años luz a la que se calcula que se encuentra este curioso sistema solar, al cual se le ha denominado KOI-3158, que cuenta con cinco planemos (objeto astronómico de masa planetaria) cuyo tamaño es equiparable al nuestro.

Anuncios
Anuncios

El descubrimiento ha sido publicado en la revista científica ScienceAlert.

Estiman los astrónomos que este sistema planetario puede doblar la longevidad del nuestro, que cuenta con unos 5000 millones de años. Una diferencia clave con respecto a nuestro propio sistema se trata de la duración del movimiento de traslación que describen estos objetos en torno a su astro rey, no superando los diez días.

Desde que comenzara la investigación a fondo de los planetas extrasolares a finales del siglo pasado, han sido descubiertos más de 1100 sistemas planetarios que cuentan con casi 2000 objetos de masa planetaria, siendo más de una tercera parte de los mismos sistemas múltiples. Casi medio centenar de los planetas se erigen por encima de 13 masas de Júpiter.

Las dimensiones de la mayoría de estos astros hacen creer que se traten de enanas marrones, objetos a medio camino entre estrellas y planetas.

Anuncios

En 2003 se detectó en la constelación de Orión un grupo de objetos de tipo enana marrón con masas tan pequeñas como 5 masas jovianas.

Los planetas recientemente descubiertos, suponen una importante excepción, ya que su reducido tamaño los clasifica como planetas rocosos, aunque las esperanzas de encontrar vida en ellos se desvanecen con sus altas temperaturas dada la cercanía y la rapidez de su órbita. #Investigación científica