En Túnez, en el Golfo de Gabès, la pesca es excelente mientras que en sus aguas hay escasez de fitoplancton. Este enigma conocido desde hace tiempo, se ha explicado a través de un cuidadoso estudio que mostró un pastoreo muy rápido en este primer nivel de la cadena alimentaria por otros microorganismos. Este enigma esconde otro: identificados extraños organismos invasores ultramicroscópicos presentes también en Marsella y China.

El Golfo de Gabès se encuentra en una de las mayores plataformas continentales y pertenece a la cuenca del Mediterráneo oriental. Esta región es conocida por ser oligotrófica, es decir, muy pobre en nutrientes minerales.

Anuncios
Anuncios

Pero a pesar de que estas condiciones no son propicias para la proliferación, el Golfo de Gabès sigue siendo una zona muy productiva, incluso proporciona el 65% de las capturas de pesca en Túnez.

El ultrafitoplancton desaparece rápidamente

La concentración de clorofila a, indicador de la abundancia de fitoplancton, permanece en valores bajos específicamente en pantanos y áreas marginales. La oligotrofia está asociada con el agotamiento de los nutrientes en aguas superficiales al final de la primavera, sin embargo en el golfo de Gabès los nutrientes no se agotan en todo el año.

Un proyecto dirigido por el Institut national des sciences et technologies de la mer, en Túnez, en el que participó un investigador del Instituto Mediterráneo de Oceanología (MIO) ha resuelto este rompecabezas.

Anuncios

Especialistas realizaron un análisis de citometría de flujo, de la distribución de ultrafitoplancton. Esta técnica, que escanea ópticamente una corriente de líquido (o gas), se utiliza para contar las partículas en suspensión (en este caso fitoplancton) y caracterizarlas individualmente.

Un invasor desconocido

Los resultados se acaban de publicar en la revista Continental Shelf Research (Elsevier), y llevan a la conclusión de que el ultrafitoplancton fue consumido a medida que se producía, siendo esta la causa de la baja concentración de clorofila a detectada. Este control de la producción por el pastoreo (control de arriba hacia abajo) se ha identificado por primera mediante el análisis individual de las células. Este mecanismo asegura una rápida transferencia de materia y energía a las redes alimentarias superiores y justifica la alta producción de pesca. Ahora es necesario caracterizar mejor el mecanismo y cuantificar estas transferencias para estimar la capacidad global de productividad y evitar la sobrepesca.

El estudio también encontró un grupo de células muy abundantes de tamaño semejante al nanofitoplancton, caracterizadas por su baja fluorescencia en las longitudes de onda roja y naranja, y sin relación con los pigmentos fotosintéticos analizados. Son llamadas LFNano (nanofitoplancton de baja fluorescencia), también fueron observadas por microscopía electrónica de barrido después de la clasificación celular, pero no han podido ser identificadas.

Detectadas por primera vez en el Golfo de Gabes, estas células se observaron posteriormente en la bahía de Marsella y en la Bahía de Jiaozhou en China, poco después de la observación en el Golfo de Gabes.

Anuncios

Esta "invasión" es un nuevo rompecabezas. ¿Quiénes son estas células?, ¿cuál es su papel en el ecosistema?, ¿el cambio climático provocó su desarrollo? La identificación morfológica falló y la de su ADN debe dar respuestas.