Uno de los nuevos esfuerzos de la NASA podría implicar alta tecnología: dirigibles diseñados para ayudar a proyectos de #Investigación científica.

La NASA ha propuesto un reto que requiere diseños de dirigibles que pueden volar más alto y más lejos que las aeronaves existentes. Por el momento, ningún dirigible puede mantener una altitud de 65 mil pies (20 kilómetros) durante más de 8 horas. Hemos visto cómo globos meteorológicos se elevan a esa altura, pero los globos son difíciles de controlar y vulnerables a los vientos.

Los científicos del Jet Propulsion Lab de la NASA en California piensan en un modelo de dirigibles que podrían ayudar en la investigación astronómica, del cambio climático e incluso ser más avanzados que los globos meteorológicos.

Anuncios
Anuncios

Un dirigible podría llevar telescopios a la estratosfera para observar las estrellas y otros cuerpos celestes. Ahora mismo, por ejemplo, los científicos están trabajando en un dirigible que podría estudiar el cielo de Venus. Los dirigibles también podrían proporcionar información útil sobre los patrones climáticos.

"Usted sería capaz de seguir patrones climáticos, incluso obtenerlos por encima de un huracán", Jason Rhodes, astrofísico en el JPL que encabeza el reto propuesto, dijo en un comunicado. "Un satélite no puede hacer eso, ya que su órbita no se puede cambiar".

El reto propuesto incluiría dos niveles. El primer nivel requeriría diseños para una aeronave que puede levantar 44 libras (20 kilogramos) y mantenerse a 65 mil pies, por lo menos, durante 20 horas. Los diseños del segundo nivel tendrían que ser un poco más complejos.

Anuncios

Esas aeronaves tendrían que soportar 440 libras (200 kilogramos) a la misma altura, pero por lo menos 200 horas.

Dirigibles conocidos que vuelan alrededor de los estadios deportivos son sólo un ejemplo de un dirigible. Por definición, un dirigible debe ser más ligero que el aire y capaz de navegar a través del aire por sus propios medios. Funcionarios de la NASA dicen que podría estar entre 2 y 3 millones de dólares disponible para la competición.

Mientras que los estudios han demostrado que existe un interés significativo en el uso de aeronaves para experimentos científicos, dirigibles también podrían tener aplicaciones importantes en la industria. Las empresas de telecomunicaciones podrían utilizarlos para ofrecer acceso inalámbrico a zonas remotas. El personal militar podría usarlos para operaciones de vigilancia y alerta de defensa de misiles.

La propuesta 20-20-20 Desafío Dirigible pasaría a formar parte del programa Retos del Centenario de la NASA que ofrece premios a diseños tecnológicos realizados por ciudadanos que resuelvan los problemas de investigación que sean de interés para la NASA. No obstante, ésta comprobará antes de todo el interés del público en el concurso de aeronaves antes de su lanzamiento oficial.