La noticia ha salpicado la red al instante, hace apenas unos días supimos del hallazgo de cinco exoplanetas que también reunían ciertas características de los denominados rocosos como la Tierra. Ahora, tras el gran anuncio de la NASA, investigadores del Centro Harvard-Smithsonian para la Astrofísica han presentado sus últimos hallazgos en la reunión anual de la Sociedad Astronómica de EE.UU., celebrada en Washington.

Los científicos han informado del descubrimiento de ocho nuevos planemos (objetos astronómicos de dimensiones planetarias) que presentan un tamaño medio aproximado de la mitad de nuestro planeta (por lo que podemos compararlos con Marte).

Anuncios
Anuncios

En este caso además han considerado una alta posibilidad de que varios de ellos posean agua en estado líquido y temperaturas y condiciones que hagan posible el desarrollo de la vida microscópica y macroscópica en los mismos.

De hecho, uno de ellos, denominado Kepler 438b acaba de arrebatar el puesto a Kepler 186f como el planeta exterior con características más similares a las de la Tierra. El nombre de los planetas procede del telescopio Kepler de la Nasa, que ya ha descubierto la friolera de más de un millar de exoplanetas. Kepler 186f se trata del primer planeta del tamaño de la Tierra descubierto en la zona habitable de una estrella. Siendo el último de cinco planetas descubiertos por el telescopio que orbita esa estrella.

El nuevo astro que lidera el ranking es presenta unas dimensiones que superan en más de un 10% las de nuestro planeta y no parece mucho más caluroso.

Anuncios

Como nota curiosa, el cielo de este planeta podría presentar tonos rojizos, ya que la estrella alrededor de la que orbita se trata de una enana roja, en torno a un 33% más fría que nuestro Sol. De cualquier forma, si hace unos días teníamos la noticia de los exoplanetas supuestamente habitables a más de 100 años luz, el nuevo sistema se encuentra a casi 500 y su exploración, parece hoy un sueño. No es el caso de Plutón y otros astros del cinturón de Kuiper. #Investigación científica