Un equipo que incluye a investigadores del CNRS y ESRF de Francia, y CNR de Italia, utiliza una nueva técnica de radiografía de imagen no invasiva para tratar de descifrar los famosos papiros de Herculano. Fueron encontrados en 1752 en una de las villas de Herculano. Esta ciudad fue preservada para las generaciones futuras, al mismo tiempo que la de Pompeya en el año 79 por las erupciones del Vesubio. Ahora sabemos que estos papiros eran parte de la biblioteca de Lucio Calpurnio Pisón Cesonino, también llamado Pisón. Además de ser el padrastro de Julio César y político influyente en la antigua Roma, fue un mecenas de las artes y la filosofía.

Anuncios
Anuncios

Su biblioteca, la única de la antigüedad que ha sobrevivido completa, contenía textos escritos en griego particulares que establecen las ideas de Philodemus, un filósofo epicúreo de origen sirio, pero muy helenizado. De hecho, estudió en Atenas con Zenón de Sidón, entonces cabeza de la escuela epicúrea.

Papiros calentados y carbonizados a más de 300 °C

A diferencia de Pompeya, que fue enterrada bajo las cenizas, Herculano lo fue por deslizamientos de tierras a elevadas temperaturas. Los papiros se carbonizaron en gran medida, pero más tarde, el barro los ha protegido de la acción del oxígeno y la humedad, algo muy diferente a lo ocurrido en Pompeya, destruida por cenizas calientes. Los estudiosos han tratado de leer estos papiros, pero el objetivo ha mostrado ser difícil porque muchos métodos pueden conducir a la degradación, cuando no a la destrucción completa del papiro.

Anuncios

Sin embargo, aproximadamente 400 rollos exhumados han podido ser explorados. Sus longitudes oscilan entre 3 y 15 metros. Se han hecho varios descubrimientos. Los textos de Philodemus, no solo contienen fragmentos de las obras perdidas sobre la filosofía estoica, sino también extractos de las obras de Aristóteles y Teofrasto. Todavía hay cientos por descifrar, y puede que contengan algunas sorpresas, sin contar que una parte de la Villa de los Papiros sigue bajo el barro volcánico. Los arqueólogos ayudan a los físicos a tratar de leer estos papiros sin tener que desrrollarlos, con el fin de mantener intacta la mayor información posible.

Tomografía X de contraste de fase para leer a Philodemus

Los investigadores han utilizado una idea ingeniosa para distinguir las letras sobre el papiro, que es hacer radiografías. De hecho, la tinta utilizada estaba elaborada de carbono a partir de residuos de humo, lo cual hace que su densidad sea casi idéntica a la de las hojas de papiro carbonizadas.

Anuncios

Sin embargo, estos materiales todavía muestran diferencias en el índice de refracción de rayos X. #Investigación científica #Arqueología

Según explican en un artículo publicado en Nature Communications, los investigadores utilizaron esta función para experimentar con el ESRF, el famoso sincrotrón de Grenoble. Además, como la tinta no penetra en el papiro de fibras vegetales, las letras sobresalen de la superficie unos pocos cientos de micras, lo que permitió el uso de tomografía X de contraste de fase (XPCT) en dos papiros de Herculano. Los resultados son prometedores. Ha sido posible reconstruir un alfabeto griego casi completo y también leer unas palabras.