El cáncer es hoy en día una de las enfermedades más extendidas en el mundo actual. Tal es la incidencia de esta enfermedad que cada año en España son diagnosticadas miles de mujeres con cáncer de mama y, gracias a los métodos de cribaje que existen en los hospitales del país estos casos son diagnosticados en una etapa temprana que permite la extirpación del tumor y posterior curación de la paciente.

Para que los oncólogos puedan precisar el tratamiento necesario de la paciente con cáncer de mama en estadio inicial, es necesario la extirpación del ganglio centinela, es decir, el primer ganglio al que acuden las células tumorales para anidar anterior a su diseminación a través de la linfa y, su posterior biopsia.

Anuncios
Anuncios

La técnica que se llevaba a cabo en todos los hospitales del país para la detección de este ganglio es la inyección de un material radiactivo que se dirigirá al citado ganglio y permitirá a los cirujanos su extirpación.

Pues bien, un grupo de médicos del Hospital Clínico San Carlos de Madrid han desarrollado una novedosa técnica para la detección de este ganglio que implica un gran avance y es el no radiar a la paciente para detectarlo. La técnica consiste en utilizar un trazador de óxido de hierro, conocido como Sienna+ que está basado en partículas magnéticas, lo cual permite a los ciruganos y ginecólogos realizarlo en el propio quirófano terminando así con los problemas que pueden surgir de la utilización de material radiactivo.

Tal es el alcance de esta técnica que tras 20 minutos del uso del trazador, se puede comenzar con las maniobras de búsqueda del ganglio para posteriormente proseguir con la extirpación del tumor primario.

Anuncios

El estudio se ha llevado a cabo con 180 pacientes que han participado en el estudio "Imagine" el cual avala el uso de esta técnica y que comparan los resultados obtenidos entre esta técnica y la que se utilizaba mediante radioisótopos.

Dicho estudio concluye que ambas técnicas son similares y permiten la localización del ganglio centinela con la enorme ventaja de que no supone el uso de materiales radiactivos lo que puede suponer un aumento en la eficiencia del posterior tratamiento para la enfermedad. #Investigación científica