Se conoce como leucemia a un grupo de enfermedades malignas y neoplásicas que pertenecen a la médula ósea que provocan un aumento de los leucocitos o, comúnmente conocidas como células defensivas, en la sangre. Hay muchísimos tipos de leucemias, incluso hay algunas que afectan a todas las células sanguíneas y, no solo a los leucocitos, sino a los glóbulos rojos y las plaquetas.

Cada año se diagnostican en torno a 200.000 casos, de los cuales muchos de ellos terminan fatalmente debido a la agresividad de esta enfermedad. Todo esto se explica porque cuando el paciente desarrolla la leucemia, comienza a producir numerosos leucocitos inmaduros, lo cual termina en una falta de plaquetas en sangre, traduciéndose esto en un aumento de la probabilidad de sufrir hemorragias.

Anuncios
Anuncios

Asimismo, el aumento en número de leucocitos inmaduros conlleva que el sistema inmune del individuo no pueda protegerle frente a una infección, en ocasiones, de lo más simple como una infección de garganta. Por ello estos pacientes suelen presentar infecciones de forma muy frecuente.

La anemia es también un síntoma de esta enfermedad y, se produce, por la poca cantidad de glóbulos rojos que produce la médula ósea.

Debemos tener en cuenta que este tipo de enfermedad cancerosa, se manifiesta en muchas ocasiones de la siguiente manera, por lo que consideraríamos como síntomas alarma a los siguientes: Náuseas y vómitos, disminución de peso importante, decaimiento, fiebre que no se atribuye a una causa en concreto, hematomas y hemorragias sin motivo como, por ejemplo, sangrado anormal de encías.

Pues bien, a todo esto, un grupo de investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) comenzaron un estudio al encontrar que la incidencia de leucemia en hombres es mucho mayor que en las mujeres y, por ello, intentaron establecer una relación entre las células madre sanguíneas y las hormonas sexuales producidas por la mujer.

Los resultados del estudio establecieron que los estrógenos (hormonas sexuales femeninas) juegan un papel importante en la regulación de la actividad de las células madre sanguíneas, por lo que éstos podrían jugar un papel crucial a la hora del desarrollo de algunos tipos de leucemias u otros trastornos sanguíneos.

Anuncios

Y, aunque se conocía que los estrógenos participaban en la regulación de ciertas células sanguíneas ya maduras, se desconocía que también tuvieran efecto en las células madre propias de la sangre.

Pues bien, todo esto se llevará a la práctica clínica de modo que se utilizará el fármaco conocido como Tamoxifeno , el cual se utiliza en el cáncer de mama hormonal para tratar algunos tipos de leucemias. Esto se explica, debido a que como ocurre en el cáncer de mama hormonodependiente, el Tamoxifeno bloquea la acción de los estrógenos de los cuáles se alimenta el tumor. Sin embargo, en la leucemia, este fármaco actúa de forma contraria imitando la acción de los estrógenos consiguiéndose la destrucción de las células malignas.

Y, aunque aún se desconoce el tiempo que tardará esto en llevarse a la práctica clínica, los investigadores del estudio creen en la posibilidad de desarrollar un ensayo clínico en la mayor brevedad posible. #Investigación científica