La ciencia avanza a pasos agigantados y esta es una nueva muestra de ello. En Girona un joven nació sin oreja y a día de hoy ya tiene una gracias a la ciencia. En el Hospital Sant Joan de Déu, situado en Esplugues del Llobregat, un grupo de cirujanos ha llevado a cabo esta espectacular intervención en la que han generado una oreja en tres dimensiones para un paciente catalán de 17 años de edad no tenía oreja desde que nació. Es la primera vez que se hace algo similar en España. El joven nació con una malformidad que en su caso afectó al desarrollo de una de las orejas. Dicha enfermedad se conoce como microtia y puede afectar al desarrollo de una oreja o de las dos haciendo que no se formen como es debido.

Anuncios
Anuncios

Por lo general, los pacientes que padecen microtia (1 de cada 10.000 niños que nacen), suelen operarse en cuanto pueden para que les reconstruyan la oreja dañada. Se debe hacer a partir de los 10 años porque esta oreja ya no crecerá más y si se hace antes, a medida que el niño creciera la oreja se iría viendo cada vez más pequeña. No serviría, sin embargo, a partir de los 10 años es de suponer que ya no se desarrollará más y es cuando se puede tratar.

Pero nunca antes se había utilizado una técnica como esta para reestructurar la oreja de alguien. Se trata de una técnica relativamente nueva y que difiere de las demás porque permite crear casi a la perfección los órganos que se quieran hacer, es decir, con una gran precisión y con todo detalle. Incluso los pliegues y el pabellón de la misma oreja pueden generarse con este método.

Anuncios

El Dr. Francisco Parri y sus colegas han sido los que han llevado a cabo el tratamiento y lo han hecho con la ayuda de la oreja buena del chico. Ésta les ha servido para poder crear la otra oreja, idéntica pero a la inversa, lo que se conoce como efecto espejo. Pero no lo han hecho como se hacía hasta ahora que era mediante copias planas sino que han usado una copia tridimensional, y aquí está la innovación del tratamiento. Es la primera oreja 3D de España.

Se tiene que hacer con varias sesiones, incluso el paciente debe volver al cabo de un año para seguir con el tratamiento. No es algo que se haga en unas horas en un quirófano y luego pueda uno salir a la calle tranquilamente. Primero se tienen que extraer 4 cartílagos de las costillas del paciente, los cuales servirán para construir la nueva oreja copiando de la oreja que está bien. Una vez se ha reconstruido la oreja en 3D, que es un esqueleto cartilaginoso, se tiene que introducir en la zona dónde irá situada y dejar que se vaya adaptando ella misma al molde que se ha hecho. De esta forma podrá ir cogiendo toda la forma, con los pliegues y los distintos relieves. Y cuando haya pasado un año el paciente tiene que volver y acabar el tratamiento en el quirófano.