La Organización de las Naciones Unidas ha planteado un ambicioso objetivo para el año 2.100, en el que se pretende que las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera sean "cero", por lo que tenemos 86 años de aparente fecha tope, las altas cifras de gases lanzadas a la atmósfera en el 2013 alcanzaron record históricos.

Teresa Ribera, quien fue secretaria de estado del Cambio Climático, dice "O cambiamos o nos estampamos", pero cambiar significa modificar prácticamente por completo el estilo de vida de todos los seres humanos, sobre todo de los que habitan las grandes metrópolis.

En la cumbre Asia-Pacífico que se celebró el pasado mes de noviembre se cerró un acuerdo entre Estados Unidos y China, y aunque en él parece que se ponen en la mesa las buenas voluntades, estas parecen no ser suficientes para los que consideran que los acuerdos pactados no son vinculantes.

Anuncios
Anuncios

El hecho es que nuestro planeta se está manifestando, está pasando factura, el cambio climático está incidiendo de forma negativa en la geografía de los continentes, causando verdaderas catástrofes; estudios científicos señalan que es culpa de los gases de CO2 que emitimos a la atmósfera, los cuales causan el efecto invernadero y estos gases son nuestra responsabilidad.

La historia de nuestro planeta, según la paleoclimatología (ciencia que estudia el clima y el cambio climático en el pasado), la tierra que habitamos ha pasado por fuertes e importantes cambios, el clima ha marcado diferentes periodos geológicos, en el Precámbrico se produjo un efecto invernadero, un calentamiento y posteriormente un total enfriamiento, que denominaron "Snow Ball Earth" (tierra bola de hielo), luego en el Mesozoico retornaron los climas cálidos y secos, el Cenozoico se caracterizó por un clima tropical, y así sucesivamente, lo que nos indica que el planeta, por sí mismo, se encuentra en constante cambio.

Anuncios

Podemos entonces pensar que, tal vez, los seres humanos no tenemos realmente el poder de acabar con el planeta, pensar que estamos destruyendo el planeta, que tenemos ese poder, puede sonar muy presuntuoso, debemos pensar entonces, que lo que realmente estamos haciendo con nuestra "moderna forma de vida", es destruirnos a nosotros mismos, pues lo que sí podemos hacer es acabar con la especie humana, el planeta nos ha demostrado que cambia, que se regenera, que seguirá su curso hasta que su ciclo de vida acabe, y también nos ha demostrado que puede acabar con los seres humanos en cualquier momento.

Debemos hacer conciencia de esta realidad y tomar medidas individuales y colectivas para resguardar en lo posible nuestra supervivencia, y que no sea por nuestra culpa que una especie más, la nuestra, se extinga de la faz de la tierra. #Calentamiento global