Con el aumento de enfermedades, las empresas han buscado alternativas para seguir endulzando considerablemente sus productos sin que estos tengan azúcar y poder venderlos como hipocalóricos y libres de calorías que provocarán obesidad, la caries dental y como forma de prevenir enfermedades como la diabetes.

Investigadores del Weizmann Institute of Science (Israel) han concluido que los edulcorantes podrían elevar los niveles de azúcar incluso más que los productos como refrescos y postres que lleven azúcar. Esto es debido a la composición de los microorganismos de nuestra flora intestinal, hallados en los intestinos, los cuales pueden llegar a pesar unos 2 kg.

En la investigación, los científicos alimentaron a ratones con agua azucarada (sacarosa) y con dos tipos de edulcorantes, la sacarina y el aspartamo. Hallaron que los ratones que bebieron agua edulcorada tenían mayor azúcar en sangre, y para corroborar que esto se debía al efecto de su flora intestinal, les añadieron antibióticos y siguieron dándoles agua edulcorada para ver cómo reaccionaban, y vieron que el nivel de azúcar en sangre bajó a niveles normales.

Estos mismos investigadores hicieron un muestreo estadístico y vieron con unas 400 personas que parecía haber una correlación entre el consumo de edulcorantes y la concentración de azúcar en sangre, siendo esta más elevada a un mayor consumo de edulcorantes.

También escogieron a siete personas que en su dieta normal no consumían edulcorantes, y les administraron durante una semana el máximo recomendado por la FDA (Food and Drug Administration), y vieron que el azúcar aumentó en cuatro de las siete personas.

Todo esto no debe llevarnos a concluir (al menos por el momento) que un mayor consumo de edulcorantes va a elevarnos los niveles de azúcar, pero parece que hay una relación entre estos y la flora intestinal, al menos, hasta que una mayor cantidad de estudios avalen con sus conclusiones estas hipótesis.

Quizá hay microorganismos adaptados para usar estas moléculas en sus rutas metabólicas y producir desechos en forma de azúcares que más tarde asimilaremos. Lo mejor que podemos hacer por el momento, es no consumir o reducir los alimentos industriales que llevan azúcares y edulcorantes, y llevar una vida sana con base en productos sanos que nos ofrece la naturaleza. Y si vamos a preparar algún postre casero, lo ideal es usar miel o azúcar moreno. #Investigación científica