Comer sano, hacer ejercicio y hablar más de una lengua puede ser la fórmula del éxito. En la actualidad, la enseñanza tanto pública como privada tiene propuestas para el aprendizaje de una segunda lengua, en general, el inglés. Atendiendo a las demandas sociales, sobre todo las laborales, es que en el último tiempo se han modificado los planes de estudio incorporándose horas destinadas al abordaje de un idioma que no sea el materno. Su dominio significará no solo mayores oportunidades en un mundo competitivo, sino que, se ha demostrado que el bilingüismo repercute de forma positiva en otras funciones cerebrales, como la concentración.

Un estudio desarrollado por un grupo de investigadores pertenecientes a instituciones de Estados Unidos –Universidad de Washington y la Universidad de Northwestern –concluyó que el estudio y aprendizaje de una segunda lengua es altamente beneficioso para el cerebro.

Anuncios
Anuncios

Quienes tienen que hacer el ejercicio de escoger una palabra en uno u otro idioma, mantienen activo al cerebro de forma involuntaria a diferencia de los individuos que no deben realizarlo. Según Viorica Marian –profesora de la Universidad de Northwestern –las personas que dominan dos lenguas están en condiciones de realizar un mejor procesamiento de la información. De acuerdo a esta capacidad, esto mismo podría tener efectos de futuro en la salud cerebral, ya que habría menos propensión a contraer patologías como el Alzheimer. Además, quienes son bilingües deben ejercitar cierta concentración en la elección del vocabulario, lo que les permite trasladar –de forma inconsciente –esta facultad a otros ámbitos, como concentrarse en lo que explica un profesor o en la lectura de un texto.

Nunca es tarde para aprender, así se suele escuchar.

Anuncios

Si bien es sabido que la etapa más productiva para el aprendizaje en general y de un idioma extranjero en particular, es durante la niñez y adolescencia, eso no implica que un adulto no esté en condiciones de hacerlo. Dominar las competencias lingüísticas de una lengua foránea brinda grandes satisfacciones mientras ocurre el aprendizaje –la capacidad del desciframiento –y también después, con su uso y puesta en práctica. Además, claro está, de hacer que el cerebro se mantenga activo.  #Investigación científica #Educación