Al parecer, los nuevos métodos en la medicina avanzan, y cuando parece que ya no hay más salida, los expertos descubren un nuevo camino para salir adelante o al menos lo intentan. Este es el caso de una niña estadounidense que ya lleva dos años libres del cáncer que la atacó, la leucemia. La leucemia recayó en esta pequeña de tan solo 9 años dos veces y como consecuencia de esto y al no ver otra salida, los médicos aplicaron a Emma Whitehead una técnica y experimentarían en ella el proceso.

Eso ocurrió ya hace dos años. Los médicos expertos tuvieron que aplicarle esta técnica calificada como arriesgada y que consiste en mediante una terapia de carácter genético, educar a las células inmunitarias con el fin de que ataquen a las células malignas.

Anuncios
Anuncios

De momento no ha vuelto a dar señales la enfermedad. Aún así, es después de 5 años cuando realmente se considera que un enfermo está curado. El éxito de esta técnica experimental puede ser un éxito para otros ejemplos en adultos o #Niños.

Al parecer el pasado viernes día 5 de Diciembre se celebro un encuentro por parte de La Sociedad Americana De Hematología de San Francisco. Allí se presentaron los resultados últimos de la terapia que curo a la pequeña Emma. Este método ha sido empleado con casi 40 niños de los que la mayoría respondieron satisfactoriamente al resultado esperado. Otro tanto por cierto, sin embargo, no tuvieron recaídas durante los posteriores 6 meses al tratamiento aplicado.

Aunque casi el 100% de los casos con Leucemia linfoblástica aguda tipo b se curan, sigue existiendo un 20 por ciento de ellos que son resistentes a tratamientos que se aplican en la actualidad.

Anuncios

La terapia experimental aplicada a estos últimos esta significando un avance bastante importante para el ámbito de la oncología.

A pesar de su éxito a priori, aún es pronto para celebrarlo ya que esta iniciándose y apenas está dando sus primeros pasos. Muchas veces depende del sistema inmunitario de cada persona, no todos responderán de la misma manera ante la aplicación de un tratamiento curativo. Al parecer, esta es la única solución para, desafortunadamente, pacientes que sufren este tipo de leucemias resistentes.