Por fin escuchamos de la Nasa la noticia que seguramente hará historia, compuestos orgánicos en la superficie de Marte que aumenta la probabilidad de que haya en este momento o en un pasado, vida marciana. 

Se han detectado altas concentraciones de metano que se mantienen en esos niveles durante 60 días marcianos y después desaparece de forma brusca y sin explicación alguna, lo cual sorprende porque este gas suele tardar en desaparecer alrededor de 300 años. El metano es un hidrocarburo (un átomo de carbono y cuatro de hidrógeno), su presencia en la Tierra es en un porcentaje del 90% debido a la putrefacción de las plantas, por lo tanto tiene origen biológico.

Anuncios
Anuncios

Lo que tiene en vilo a los investigadores no es la presencia de metano en Marte, lo cual ya se conocía pero en dosis muy bajas, si no los brotes de este gas que se multiplica por diez y desaparece misteriosamente, por lo que consideran que las mediciones de metano sugieren que las cantidades observadas se están generando por más de un mecanismo a la vez.  

Estos compuestos orgánicos encontrados en el planeta rojo puede tener diferentes orígenes o ser creados por varios factores, procesos volcánicos, atmosféricos o biológicos, es decir que también puede ser por degradación de meteoritos caídos sobre el planeta, impactos de cometas, fuentes hidrotermales, etc.  

Tras la perforación de una roca apodada Cumberland, Curiosity también detectó moléculas orgánicas en el polvo marciano. Según el científico Roger Summons "Esta primera confirmación de carbono orgánico en una roca en Marte es muy prometedora" y Ricardo Amils, investigador del Centro de Astrobiología ha comentado "La posibilidad de vida actual en Marte vuelve a estar sobre la mesa".

En este trabajo contamos con dos españoles, Javier Martín Torres del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra y Mª Paz Zorzano del Centro de Astrobiología.

Anuncios

Según han declarado a la Agencia Sinc, estos descubrimientos suscitan más dudas que respuestas.

Todos los detalles de esta investigación llevada a cabo por los miembros de la misión Mars Science Laboratory (MSL) de la Nasa, se publicarán en Enero en el Journal of Geophysical Researh (JGR).