La ciencia en la sociedad sigue avanzando y cada día se descubren nuevos métodos o nuevos avances en los métodos que ya existían. Ya hace muchas décadas llevan intentándose inventar un fármacos que sea capaz de luchar contra la obesidad. A pesar de todas las investigaciones, siempre ha sido un fracaso. En el país de España, por ejemplo, solo existe una pastilla y no funciona 100% bien. Este fármaco recibe el nombre de Orlistast y tiene como función evitar de forma parcial la absorción de las grasas que se encuentran en el intestino de nuestro cuerpo.

Pues bien, el fin de los investigadores en relación a esto consiste en descubrir los interruptores de las moléculas que activan las propiedades adelgazantes del cuerpo y poder controlarlas a través de un fármaco.

Anuncios
Anuncios

En la Universidad del sur de Dinamarca hay un grupo de investigadores que ha hecho un descubrimiento y se trata de lo ultimo conocido. Estos, al parecer, han dado con un mecanismo mediante el cual las células malas (que son aquellas llamadas "blancas") se transforman en las llamadas "beige" (las buenas). El secreto se halla en el gen "KLF11". Este gen y mediante un código reprograma la célula y la convierte de forma total. Este grupo de investigadores de la Universidad, han descubierto que este gen es totalmente necesario para que esto suceda.

Sin duda alguna este gen se trata de un gen maestro y totalmente necesario ya que se encarga de controlar la expresión de otros genes. El incremento de adipositos, que son los encargados de dar energía a la célula, significará un mayor número de calorías para consumir.

Anuncios

Es aquí donde el KLF11 hace un papel importante ya que pone a trabajar a los genes encargados del aumento de las mitocondrias.

No obstante, este medicamento se retiro de su venta debido a los efectos secundarios que producía y además tampoco servía como pastilla para adelgazar. Lo más importante que ha realizado este grupo de investigadores es conseguir llegar hasta la clave y el "botón" con el que hay que trabajar (el gen KLF11") para reprogramar la célula y por otro lado para quemar la grasa.

Lo ideal según dicen los expertos en la materia sería que a través de un interruptor poder poner en marcha el proceso de adelgazar sin la necesidad de provocar daños colaterales en otros lugares. Sin duda alguna este gen, como vemos, juega un gran papel en nuestro organismo y lo ideal sería saber manipularlo o activarlo sin tener que alterar o modificar otra función del organismo del cuerpo humano.