Según dos estudios expuestos en el Congreso de la Asociación Americana de Hematología (ASH) celebrado entre el 6 y 9 de diciembre en San Francisco, se ha comenzado a estudiar dos nuevos tratamientos para el estudio del Linfoma de Hodgkin, los cuales van enfocados a utilizar un anticuerpo monoclonal, el nivomulab, que actúa sobre los genes de muerte programada o genes PD y de los que se puede extraer una conclusión bastante alentadora: un aumento de la supervivencia de más del 60%.

Ambos estudios proponen actuar sobre la misma molécula para frenar la progresión de la enfermedad, sin embargo, lo hacen sobre vías distintas.

Anuncios
Anuncios

Los dos tienen en común que actúan sobre moléculas que se encargan de regular la muerte celular cuando las células presentan errores graves que pueden acabar en una división incontrolada de ellas, o lo que es lo mismo, terminar desarrollando un cáncer.

El primero de los estudios lo expone Philipe Armand, perteneciente al Dana-Farber Cancer Institute de Boston y que aún se encuentra en fase clínica I. El estudio se centró en utilizar el nivomulab, un anticuerpo monoclonal que impide que se unan ciertas moléculas a los genes PD 1 y 2 para que de esta forma su acción no se vea disminuida. Este tratamiento se ensaya con pacientes afectos de la enfermedad en los que ya han fallado los tratamientos convencionales y en los que se consigue en un 86% un aumento en el tiempo libre de enfermedad.

Anuncios

Entre ellos, además, se ha visto que un 87% de los casos la enfermedad remite de forma parcial o total.

El otro ensayo clínico, presentado por Craig Moskowitz, que trabaja para el Memorial Sloan Kettering Cancer de Nueva York, prueba el efecto de otro anticuerpo monoclonal, pero esta vez con el fin no de atenuar sino de proteger a los genes PD I y II de esas moléculas que disminuyen su actividad al unirse a ellos. Ambos tratamientos que ya se han probado en pacientes con la enfermedad no presentan graves efectos secundarios y abren nuevas fronteras en el tratamiento inmunológico de la enfermedad.

El Linfoma de Hodgkin es una enfermedad neoplásica que se origina en los ganglios linfáticos y que se engloba dentro del grupo de los linfomas malignos. Su incidencia es mayor en hombres y en la población que se encuentra entre los 15 a 35 y 50 a 70 años de edad.

Existen muchos factores que predisponen a sufrir la enfermedad; como factores genéticos, sufrir enfermedades autoinmunes e, incluso, está demostrado que entre un 4e-60% de los pacientes que han sufrido infección por el virus de Epstein-Barr, terminan desarrollando la enfermedad. El tratamiento de la enfermedad suele ser quimioterapia y radioterapia en todos los estadios de ella y, en caso de enfermedad refractaria se acude al trasplante autólogo de progenitores hematopoyéticos. #Investigación científica