La anemia por enfermedad oncológica es uno de los efectos más extendidos en la grandísima mayoría de los cánceres que conocemos hoy en día. Si ya de por sí la sintomatología oncológica es tediosa por el paciente, no solo en muchas ocasiones por el dolor que provoca sino por la sensación de cansancio y desgana que experimentan estos enfermos, la anemia producida por la enfermedad acrecienta en gran manera estos síntomas.

Para llegar a combatir esta anemia, generalmente, el paciente necesita de transfusiones continuas de hemoderivados, lo cual supone un mayor esfuerzo para éste, al tener que desplazarse al hospital más veces de las que necesitaría si sólo fuera para recibir el tratamiento quimio o radioterápico.

Anuncios
Anuncios

Pues bien, dos estudios presentados recientemente en el congreso celebrado por la Asociación Americana de Hematología (ASH), celebrado en San Francisco, pone dos nuevos fármacos como terapia para reducir la anemia que provocan diversas patologías hematológicas como la Beta-Talasemia y el Síndrome Mielodisplásico.

El primero de los estudios que ha sido presentado por Antonio Piga, perteneciente a la Universidad de Turín, propone que el fármaco conocido como ACE-536 reduce la necesidad de transfusión sanguínea en un 60% de los casos. Este fármaco además tiene una relación de dosis-dependencia, es decir, que si se cambia la dosis pautada de un fármaco en concreto, los efectos también lo hacen.

El segundo de ellos, estudiado por Rami Komrokji, perteneciente a la Universidad de Tampa (Florida) expone que el fármacos otatercept reduce la necesidad de transfusiones en un 43%. Lo que se quiere conseguir con estos fármacos es aumentar la producción de glóbulos rojos por parte de la médula ósea, lo que ya se intenta actualmente con la administración de Eritropoyetina.

Anuncios

Sin embargo, son numerosos los casos de pacientes a los que la administración de ella no les provoca ningún efecto.

Sin embargo, la problemática que ocurre con la mayoría de estos estudios es la financiación que se necesita para llevarlos a cabo, esto es que la inversión que se haga para el desarrollo del fármaco termine siendo rentable, pues aunque resulte algo macabro se debe estudiar si compensa gastar el dinero para que se curen o mejoren. #Investigación científica