Seguramente, todos y cada uno de ustedes se hayan fijado en lo mucho que han cambiado nuestros cielos en los últimos años. Cuando era niño y jugaba en el patio del colegio, el cielo tenía un color azul radiante o muchas nubes muy bonitas en las que se podían buscar la silueta de otros objetos. En la actualidad, no recuerdo ninguna semana en la que la mayoría de los días haya por todo el cielo una especie de manchas blancas difuminadas, borrosas, sin condensación, y al parecer, flotan todas en la misma altitud.

En febrero de 2012, el gobierno madrileño de Esperanza Aguirre aprobó un proyecto con un contrato de 118 mil 500 euros (sin incluir el IVA), en relación con nuevas tecnologías de estimulación controlada de nubes para alteración del clima.

Anuncios
Anuncios

Se informaron sobre estos temas en una reunión en Irán, donde les hicieron demostraciones de cómo funciona esta nueva tecnología. Pero estos no son los únicos países en donde se ha usado la geoingeniería, China también reconoció haber creado lluvia artificial en los juegos olímpicos de Pekín.

Al respecto, el 18 de julio de 2014, se celebró en Berlín una conferencia de varios días sobre la ingeniería climática. Había más de 300 participantes de 40 países, entre ellos toda la élite de la comunidad científica internacional, cada día más al servicio de multinacionales y del sector militar.

La falta de repercusión en los medios oficiales de todas estas cuestiones y reuniones hace que nos demos cuenta hasta qué punto controlan la divulgación de los temas que les interesan a los poderosos, por miedo a que la opinión publica ponga límites a sus desvaríos.

Anuncios

En estas reuniones se discuten temas que deberían empezar a preocuparles, tales como: prioridad de sociedad civil o de geoingeniería, geo-armamentización, geoingeniería y derechos humanos, Control Internacional de la Ingeniería Climática y de la Investigación, y evidencias de los actuales programas de fumigación atmosférica con aerosoles. Este último era una protesta civil a la que dejaron participar pero les pusieron su conferencia a la hora de comer para que no asistiese nadie, aun así la disfrutaron 16 personas. En estas reuniones planean cómo usar herramientas nocivas para nosotros por sus propios beneficios, y cómo hacerlo sin que se entere la opinión pública.

Tras descubrirse el estrepitoso fracaso de la mentira del calentamiento global, con barcos de Greenpeace que se quedan atrapados en el hielo cuando van a medir el deshielo de glaciares, ahora pretenden crear ese cambio climático, de una forma real, para sus propios beneficios. Desde hace más de 60 años, se viene investigando por sectores militares en la manipulación climática, poniendo estas tecnologías en práctica y creando un impacto en el sistema climático. #Investigación científica