Cuando se trata de identificar a un violador, una de las principales pistas para la policía se encuentra en el análisis del vello púbico encontrado en la escena del crimen. Pero la mayoría de estos pelos pierden sus raíces y por lo tanto no albergan suficiente ADN para un análisis correcto. Ahora, un nuevo estudio sugiere que puede haber un método mejor que apunte hacia el criminal: Mirar las bacterias que dejó atrás.

Además del cabello, la policía ha dependido en gran medida de las muestras de semen para identificar violadores potenciales, señala Silvana Tridico, biólogo forense en la Universidad de Murdoch en Perth, Australia.

Anuncios
Anuncios

Pero los delincuentes son cada vez más inteligentes y se protegen ante pruebas genéticas llevándose cada vez más condones y no los tirándolos en el lugar donde han perpetuado el ataque. "Esperaba encontrar una manera de solucionar este problema mediante la comparación de las bacterias que están presentes en los vellos púbicos de la víctima y los sospechosos y luego crear una huella digital de microbios que podrían delatar al culpable".

Tridico en compañía de más biólogos pidieron a siete individuos, dos de los cuales estaban viviendo juntos, recoger su cuero cabelludo y vello púbico durante 5 meses. Luego, los investigadores analizaron las muestras en el laboratorio, en busca de las poblaciones de bacterias presentes después de 2 y 5 meses. El pelo del cuero cabelludo mostró que se encontraban en los hombres 50 variedades diferentes y 55 en las mujeres, pero muchos de las bacterias que se constataron, no eran específicas para el individuo portador de ellas.

Anuncios

Las bacterias del vello púbico, sin embargo, resultaron ser más claras; además, las bacterias del pubis "personales" de cada individuo se quedaron permanecieron iguales durante los 5 meses. Se encontraron más tipos de bacterias que en el cuero cabelludo: aproximadamente 73 en hombres y 76 en mujeres. "Una combinación más grande de diferentes bacterias significa que es más probable que las personas llevan una firma única microbiana en ellos", dice Tridico.

Aunque las bacterias de vello púbico de cada persona eran distintas, la pareja que estaban viviendo juntos tenían una mayor similitud de las bacterias en sus pelos púbicos a los 5 meses que detecta después de 2 meses. La pareja más tarde se reveló que tenían relaciones sexuales 18 horas antes de la recogida de sus cabellos, los investigadores informan en línea hoy en Investigación Genética.

Debido a que el estudio incluyó sólo a una pareja que convivían juntos y sólo siete participantes en total, los resultados son "lejos de ser concluyentes", Tridico advierte.

Anuncios

"Sin embargo, los resultados son alentadores", dice ella, y muestran que "puede ser posible diferenciar individuos mediante sus bacterias".

Max Houck, un científico forense reputado del "Consolidated Forensic Laboratory", una organización gubernamental con sede en Washington, DC, está de acuerdo. Pero también señala que puede ser que sea más difícil de utilizar este método si ha habido contacto sexual previo entre la víctima y el sujeto, es el caso de los ex-cónyuges abusivos, por ejemplo. "Vellos púbicos humanos podrían ser de uso potencialmente significativo en los casos en que la víctima y el sujeto no han tenido contacto sexual previo".

Rachel Fleming, biólogo molecular en el "Institute of Environmental Science and Research Ltd.", un instituto de investigación propiedad del gobierno, afirma que se necesita más investigaciones antes de que las bacterias de vello púbico se pueden utilizar en la investigación forense. Los experimentos tendrían que determinar con qué facilidad se transfieren las bacterias entre las personas, dice, y si estos microbios pueden transferirse utilizando las mismas sábanas, ropa o toallas y cuánto tiempo las bacterias transferidas pueden permanecer en el vello púbico.

"Creo que este método tiene interesantes posibilidades para la ciencia forense", dice Houck. "La ciencia forense estudia todo acerca de las asociaciones entre las personas, lugares y cosas relacionadas con actividades delictivas, y las agresiones sexuales se encuentran entre las asociaciones más cercanas que nos encontramos." #Investigación científica