Ya conocíamos el misterioso meteorito que impactó en el desierto de Marruecos a mediados de julio del 2011, de cuyo análisis resultó la presunción de que en Marte hubo vida tiempo atrás, dado su contenido en materia orgánica.

Ahora, otro equipo de científicos planetarios encuentra pruebas en otros cuerpos indicando que Marte tiene un depósito global de agua o hielo cerca de su superficie. Tomohiro Usui, de Instituto de Tecnología de Tokio en Japón, ha señalado la importancia de este estudio: "Hasta este estudio no había pruebas directas de este depósito de superficie o de interacción con las rocas que han aterrizado en la Tierra desde la superficie de Marte".

Anuncios
Anuncios

Existe cierta controversia en la comunidad científica, aún es pronto para disponer de una teoría sólida acerca de la abundancia del agua en Marte, pero estos últimos descubrimientos ayudan a resolver la pregunta sobre el paradero actual del supuesto agua marciana.

Los expertos creen que, en un pasado remoto, Marte presentaba un clima húmedo y cálido, muy similar a muchas zonas de nuestro planeta, sin embargo, ahora ofrece un aspecto seco, frío y estéril, similar al de algunos de nuestros desiertos, pero sometido a bajas temperaturas.

Hace unos días el Curiosity mostró datos de que el monte Sharp, localizado en el cráter Gale, podría haber sido formado tras la erosión y sedimentación del agua de un lago desaparecido hace milenios. Estos estudios refuerzan algunas iniciativas pioneras acerca de la posible colonización de este planeta, que lo convertirían en un lugar habitable.

Anuncios

El biólogo Sandro Cervantes dirige actualmente una investigación en la Universidad Nacional Autónoma de México con el objetivo de terraformar el planeta rojo.

Además, un grupo de estudiantes de la Universidad de Southampton (Reino Unido), ha propuesto enviar un invernadero para cultivar lechugas en el planeta, señalando que hoy día es posible llevar acabo tal proyecto. ¿Estamos cada día más cerca de hacer de este planeta algo más que un lugar de paso? #Investigación científica