A lo largo de las dos semanas que duran en su convocatoria de junio, serán muchos los exámenes que realicen los alumnos de la Universidad Nacional de #Educación a Distancia (UNED) en todo el país. En concreto, en el centro asociado de Las Palmas de Gran Canaria se estima que se realizarán unos 5.000 exámenes, tal como explica el director de este centro, José Antonio Muñoz Blanco.

Los exámenes comenzaron el pasado 25 de mayo en primera convocatoria, la cual se está repitiendo a lo largo de esta semana. Mismos horarios y mismos días en todo el país, nervios de alumnos de diferentes estudios compartiendo aula y demostrar si la autodisciplina ha llegado a buen puerto. “Lograr adaptar la disponibilidad organizativa a las situaciones personales del alumnado” es una de las ventajas que ofrece la UNED. “Tú te planificas en cuestión de tus necesidades y no en función de cómo discurren los estudios”, explica Muñoz. A cambio, exige un mayor compromiso y organización por parte del alumno.

Un hecho que se ha matizado con la adaptación de los planes de licenciaturas y diplomaturas a las directrices europeas, puesto que esto ha desembocado en que el control del profesorado al alumno se haya incrementado. “El espacio europeo de educaión superior afectó también a la UNED. Si antes prácticamente no había cobertura académica porque si no existían alumnos suficientes, ahora hay evaluación continua de todos los alumnos, por lo que se ha aumentado mucho la cobertura y se han reestructurado los centros asociados”, apunta el director. “Hemos optimizado los recursos para poder dar los mejores servicios a nuestro alumnado, esa ha sido nuestra directiva fundamental”, detalla el director.

Asimismo, la educación a distancia tiene un perfil de alumnos “más maduros, en edad pero también social”, lo que no quita para que haya carreras en las que sí hay altos porcentajes de alumnos llegados directamente desde el instituto. Es el caso del grado en Psicología, que junto al de Derecho son las carreras más demandadas en la UNED de Las Palmas, así como Trabajo y Educación Social y el acceso a mayores de 25 años, amén de los másters en Abogacía y Secundaria, obligatorios para ejercer.

El director de la UNED, que lleva seis años en el cargo, explica que el número de estudiantes se ha mantenido en los últimos años, unos 4.000 alumnos de media, ya que se han producido en paralelo dos efectos de la crisis. Por un lado, la situación económica unida al incremento de las tasas académicas, ha provocado que disminuyan los estudios, pero por otro lado, la crisis ha hecho replantearse a muchas personas su nivel académico, lo que ha provocado que vuelvan a las aulas. Esto se ha traducido en que el número de alumnos se mantenga pero se limite el número de asignaturas en las que se matriculan. “Lo que hace el estudiante en general es modificar el modo en que se matricula. Antes, si se matriculaba de primero lo hacía de todo primero, mientras que ahora son más selectivos, son más realistas en base a sus posibilidades económicas pero también a la hora de saber cuánto tiempo podrá dedicar a sus estudios”, sostiene.  #Islas Canarias