A falta de 3 jornadas para la finalización de la fase regular de la Liga Endesa, el Dominion Bilbao Basket ya es matemáticamente equipo de play-off, un éxito en mayúsculas y que no hace más que confirmar la buena línea, tanto deportiva como institucional, que el club ha llevado esta temporada, coincidiendo con el cambio en la cúpula dirigente.

Tras conseguir la clasificación para la Copa del Rey celebrada en Málaga el pasado mes de febrero, el club bilbaíno regresa a unos play-offs tras una temporada ausente, la pasada, convulsa a todos los niveles y que dejó muy tocado al equipo.

Éxito porque hasta hace apenas tres jornadas, el Dominion ha estado luchando codo con codo con el F.C. Barcelona por la tercera plaza y que solamente la última mala racha de resultados, con derrotas dolorosas como la sufrida ante el Rio Natura Monbus Obradoiro después de dilapidar una importante ventaja o la posterior en Bilbao frente al Iberostar Tenerife, han hecho ceder al Dominion de esta lucha a todas luces desigual con el club azulgrana.

Anuncios
Anuncios

Ahora, con tres jornadas por disputar, al Dominion le resta un objetivo no menos estimulante, mantener la cuarta plaza, ante el acecho de dos grandes del #Baloncesto nacional, como son el Valencia Basket y el Caja Laboral, empresa complicada, no por las prestaciones del club sino por lo complicado del calendario, con sendas visitas a la cancha del F.C. Barcelona y Valencia y con la finalización de la temporada regular recibiendo al Unicaja de Málaga en Miribilla.

Éxito porque el verano pasado se encontraba fuera de la liga Endesa debido a los problemas económicos y que a punto estuvieron de producir la desaparición del club y que tras la buena gestión de los despachos parece haber quedado atrás con la consecución de un patrocinador nominal como la empresa bilbaína Dominion. Éxito porque el equipo ha sabido reponerse de una dinámica negativa, 4 derrotas consecutivas, con la victoria ante el FIACT Joventut el pasado sábado prorroga incluida.

Anuncios

Éxito de unos jugadores, de todos, cuerpo técnico incluido, que han sabido jugar, pero sobre todo competir, con la pesada losa de la inestabilidad económica. Y por supuesto éxito de aquellos jugadores de primerísimo nivel, que quisieron esperar a un club, entonces moribundo, y no escuchar cantos de sirena de otros clubs, algunos de Euroliga, que quisieron sacar tajada de la gravísima situación existente. Alex, Axel, Raúl, Dairis, del mismo Bilbao. #Barça #Deportes Bilbao