La gentrificación sustituye la población local por población "flotante"

  • Excluyen del uso del suelo urbano a 107 vecinas del distrito Ciutat Vella que se ven desplazadas a la periferia mes tras mes.
  • El distrito de Ciutat Vella no es el único afectado por el #Turismo masificado y el consecuente desplazamiento de residentes, pero es el distrito más cercano al casco antiguo de la ciudad con el m2 más caro de la península ibérica por detrás de Sant Sebastián, según fuentes del INE.

La Plataforma de Afectadfos por la Hipoteca ha manifestado su desacuerdo en la Consejería de Economía y Hacienda

  • Ante el incumplimiento de la ley de vivienda de 2007, que se comprometía a ofrecer un 15% de vivienda pública en diez años y diez años más tarde la vivienda pública se encuentra entre el 2% y el 3%.

Teniendo en cuenta que nuestros vecinos europeos destinan entre el 2% y el 3% de su PIB para vivienda social, la Plataforma propone invertir un 1'5 para recuperar el suelo urbano erosionado por el #libre mercado. No obstante, el bicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras de ERC afirma que el 0,02 del PIB es "lo mejor posible" para los presupuestos de 2017 que se debatieron el martes 20 de diciembre.

Las recalificaciones de suelo urbano por suelo turístico han precarizado los lugares de trabajo e intensificado la presencia policial.

11 colectivos de índole libertaria convocaron una marcha el sábado 10 de diciembre contra la gentrificación

La marcha congregó unas 250 personas por los barrios de Ciutat Vella. La movilización visibilizó enclaves en desuso por propietarios como Santiago Cardete, que reúne más de 250 inmuebles en Barcelona y en las dos ciudades colindantes, Santa Coloma de un lado y Hospitalet de Llobregat del otro. En total, suma más de 37.000 m2 repartidos en 4 sociedades mercantiles: Claris S.A, Sadom S.L, Calico S.L y Camat S.L.

Así es que el Ayuntamiento de Bacelona en Comú le abrió un expediente sancionador por incumplir la ley del derecho a la vivienda al acumular propiedades en desuso. Y desde el Ayuntamiento se medió la compra del antiguo recinto fabril Can 60 del barrio del raval. Con la compra de espacios abandonados Barcelona se permite reactivar zonas brindando servicios de primera necesidad para la subsistencia del barrio.

El caso del gimnasio social Sant Pau

La propiedad Saramanch y Viñas quiere edificar habitaciones de lujo donde una institución con 75 años de historia presta servicios sociales al barrio. Es un servicio que atiende cerca de 700 personas en riesgo de exclusión social a los que no se le cobra ninguna cuota, algunos son personas sin hogar, otros en situación irregular, y cerca de 400 niños y niñas del casal d'infants.

Los 17 trabajadores de la cooperativa asumieron la gestión del espacio sabiendo que era deficitario. Y, ante la disyuntiva de pagar nóminas o alquiler, eligieron lo primero.

La intención de la cooperativa es liquidar la deuda de alquiler con la renovación del contrato a 4 años, aunque el propietario les renovaría por 2 años y tienen una orden de desahucio para el 9 de enero.

Es por eso que la síndica de greuges defiende la cooperativa y los partidos políticos se han posicionado a favor de la labor social que realiza el gimnasio; no obstante las negociaciones siguen encima de la mesa para con la propiedad.

Cuando la marcha reivindicativa se detuvo delante del gimnasio social Sant Pau, el portavoz de la cooperativa Ernest Morera dedicó unas palabras de ánimo y lucha vecinal concluyendo con un poema de Mario Benedetti, "Por qué cantamos".

La marcha terminó con una paellada popular y estubo acompañada de percusión mientras las participantes iban informando a los transeúntes mediante escritos impresos en castellano, catalán y árabe. #gentrificación