Los agentes acusados de matar a Juan Andrés Benítez la noche del 5 de octubre de 2013 han asumido su culpabilidad en el conocido como “caso Raval”. Se les ha condenado a dos años de cárcel por homicidio imprudente y contra la integridad moral por los incidentes ocurridos durante la detención de Benítez en Barcelona. Sin embargo, los mossos d’esquadra no ingresarán en prisión, ya que el magistrado ha suspendido la ejecución de la pena.

El juicio por el homicidio de Benítez debía tener lugar esta mañana con la presencia de un jurado popular, pero la llegada de un acuerdo por parte de todos los implicados (incluida también, a pesar de mostrarse reticente en un principio, la asociación catalana de Derechos Humanos), ha evitado su celebración.

Anuncios
Anuncios

En su lugar, la vista ha durado 35 minutos y los agentes han admitido ser los autores de la muerte del empresario, aceptando las penas impuestas: un año y nueve meses por homicidio imprudente y tres meses más por un delito contra la integridad moral.

Los agentes, además, quedarán suspendidos durante dos años de empleo y salario, y no podrán acercarse a menos de un kilómetro del lugar de los hechos en la zona del Raval. Tampoco podrán llevar a cabo ejercicios de patrullaje durante un periodo de cinco años.

Los otros dos miembros del cuerpo policial, acusados por destrucción de pruebas y encubrimiento, han aceptado tres meses de prisión que podrán evitar si realizan un curso de derechos humanos. En total, son ocho los agentes condenados, que a través de la Generalitat han abonado una cantidad de 150.000€ como indemnización a Regina Benítez, hermana de la víctima.

Anuncios

La reconstrucción de los hechos que se ha leído en la vista y que ha sido ratificada por los agentes, contaba cómo Benítez llamó a la policía tras una disputa con un vecino. Cuando los agentes acudieron a la zona, el empresario decidió abandonar el lugar, por lo que los mossos le  dieron el alto, a lo que este hizo caso omiso. Una agente intentó detenerle y comenzó un forcejeo que acabó con los policías lanzando patadas y puñetazos a la víctima, hasta que esta se encontró en un estado de parada cardiorrespiratoria. Finalmente falleció, junto a otros factores según el propio escrito, en el Hospital Clínic.

El fallecimiento del empresario Juan Andrés Benítez ha estado lleno de polémica desde que se conocieron las irregularidades cometidas por los mossos d’esquadra la noche de los sucesos. A raíz del incidente, se creó la plataforma Justicia para Juan Andrés, la cual ha declarado esta mañana no estar conforme del todo con la sentencia: “es injusto porque no se hace una reparación plena, pero nosotros hemos pensado que valía la pena asegurar una no impunidad en estos términos “. En un principio la familia pedía 14 años de prisión para los acusados o dos años y la expulsión absoluta del cuerpo. Esta tarde se concentrarán los miembros de la plataforma en la zona del Raval como protesta contra la sentencia final. #Sociedad Barcelona